Niño Curado de Fiebre y Sarampión |

Niño Curado de Fiebre y Sarampión

S. W. – Nueva Jersey


Mi familia y yo estábamos fuera de la ciudad cuando mi hijo tuvo una fiebre muy alta. Inmediatamente llamé a una practicista de la Iglesia de Plainfield para pedir ayuda. Me dijo, “La Mente regula la condición del estómago, los intestinos y el alimento, la temperatura de niños y de adultos, y la materia no lo hace”. (C&S). Colgué el teléfono y fui donde el niño y encontré que la fiebre había desaparecido y que se había quedado dormido tranquilamente.

A la mañana siguiente, cuando se despertó, noté una erupción en su cuerpo y me di cuenta de que tenía sarampión. Llamé de nuevo a la practicista. Ella me dijo que no hay lugar donde Dios no esté. Estábamos a punto de irnos a casa y la practicista dijo que continuará orando y que la llamara cuando llegáramos a casa. Solo dos horas después, el niño estaba completamente curado. No había ni una marca en él. Doy gracias a Dios por esta curación, por la Ciencia Cristiana y por la ayuda de la practicista.