William R. Frye |

7 de noviembre de 2019

Estar siempre con Dios es estar siempre consciente de la unidad del hombre con la armonía perpetua y la alegría de Alma.