W. Stuart Booth |

el septiembre 9 de 2017

Puesto que Dios es bueno e infinito, el bien y su poder sanador están aquí para todos.