P. Griffin |

el septiembre 13 de 2017

La ley de Dios está para siempre en funcionamiento, y los que lo aman no pueden ser perjudicados por hacer el bien.