Martin Buber |

8 de junio de 2020

No hay lugar para Dios en él quien está lleno de sí mismo.