Leonard Ravenhill |

20 de Enero de 2019

Un hombre que tiene intimidad con Dios no puede ser intimidado por el hombre.