John Bunyan |

el mayo 16 de 2018

Puedes hacer más que orar después de haber orado, pero no puedes hacer más que orar hasta que no hayas orado.

el abril 28 de 2018

Ore con frecuencia, porque la oración es un escudo para el alma, un sacrificio para Dios, y un azote para Satanás.

el febrero 16 de 2018

En tiempos de aflicción, comúnmente nos encontramos con las experiencias más dulces del amor de Dios.