Autor Desconocido |

12 de septiembre de 2020

Las consecuencias del pecado están garantizadas, pero el momento exacto es difícil de predecir.

23 de agosto de 2020

En mis días malos, yo Te busco, En mis días buenos, yo Te agradezco, En mis días excelentes, yo Te alabo, Gracias, Dios, por estar siempre aquí para me.

30 de abril de 2020

Tener una espina dorsal, no una espoleta.

13 de abril de 2020

Cuando tengas un problema, sepas que viene para pasar, no a quedarse.

28 de octubre de 2019

La mano que está abierta para dar está abierta para recibir.

4 de enero de 2020

“¿Estás escuchando, Dios? Por favor dime qué hacer”. Entonces, llegó la amable respuesta, “Estoy escuchando, hijo, ¿y tú?

el julio 5 de 2017

Sin humildad, no hay habilidad.