Domingo 4 De Noviembre De 2018 |

Domingo 4 De Noviembre De 2018



Tema — El Castigo Eterno

Texto De Oro : Ezequiel 18 : 23



¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?




PDF Download:


Audio:

Also available on YouTube or SoundCloud

████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Lectura Alternada: Salmos 85 : 8-13


8     Escucharé lo que hable Jehová Dios; porque hablará paz a su pueblo y a sus santos, para que no se vuelvan a la locura.

9     Ciertamente cercana [está] su salvación a los que le temen; para que habite la gloria en nuestra tierra.

10     La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron.

11     La verdad brotará de la tierra; y la justicia mirará desde los cielos.

12     Jehová dará también el bien; y nuestra tierra dará su fruto.

13     La justicia irá delante de Él, y nos pondrá en el camino de sus pasos.



Leccion Sermon



La Biblia


1. Mateo 4 : 17 (Jesus)

17     … comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

2. Mateo 26 : 31 (to :), 33, 34, 57, 58, 69-75

31     Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche;

33     Respondiendo Pedro, le dijo: Aunque todos se escandalicen por causa de ti, yo nunca me escandalizaré.

34     Jesús le dijo: De cierto te digo que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces.

57     Y los que prendieron a Jesús, le llevaron a Caifás el sumo sacerdote, donde los escribas y los ancianos estaban reunidos.

58     Mas Pedro le seguía de lejos hasta el patio del sumo sacerdote; y entrando, se sentó con los siervos, para ver el fin.

69     Y Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una criada, diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo.

70     Mas él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que dices.

71     Y cuando salió al pórtico, le vio otra, y dijo a los que estaban allí: También éste estaba con Jesús el Nazareno.

72     Y negó otra vez con juramento: No conozco al hombre.

73     Y un poco después llegaron unos que por allí estaban, y dijeron a Pedro: Verdaderamente también tú eres de ellos, porque tu habla te descubre.

74     Entonces comenzó a maldecir, y a jurar, [diciendo]: No conozco al hombre. Y en seguida cantó el gallo.

75     Y Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le dijo: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente.

3. Mateo 27 : 1, 2 (to 2nd ,), 3-5

1     Y venida la mañana, todos los príncipes de los sacerdotes y los ancianos del pueblo tomaron consejo contra Jesús para entregarle a muerte.

2     Y le llevaron atado,

3     Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, arrepentido, devolvió las treinta monedas de plata a los príncipes de los sacerdotes y a los ancianos,

4     diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: ¿Qué a nosotros? Míralo tú.

5     Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.

4. Juan 21 : 1 (to ;), 14, 15 (when)-17

1     Después de estas cosas Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias;

14     Ésta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.

15     .. cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí Señor, tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos.

16     Vuelve a decirle la segunda vez: Simón, [hijo] de Jonás, ¿me amas? Le responde: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis ovejas.

17     Le dijo la tercera vez: Simón, [hijo] de Jonás, ¿me amas? Pedro, entristecido de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? Le dijo: Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.

5. Hechos 2 : 1, 14 (Peter) (to 4th ,), 22, 36, 41, 42

1     Y cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes en un mismo lugar.

14     ….. Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó su voz, y les habló diciendo:

22     Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús Nazareno, varón aprobado de Dios entre vosotros con milagros y prodigios, y señales que Dios hizo en medio de vosotros por medio de Él, como también vosotros sabéis

36     Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús que vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

41     Así que, los que con gozo recibieron su palabra, fueron bautizados; y aquel día fueron añadidas [a ellos] como tres mil almas.

42     Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión, y en el partimiento del pan, y en las oraciones.

6. I Juan 3 : 16, 20, 21

16     En esto conocemos el amor [de Dios], en que Él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner [nuestras] vidas por los hermanos.

20     Porque si nuestro corazón nos reprende, mayor es Dios que nuestro corazón, y [Él] conoce todas las cosas.

21     Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos para con Dios;

7. Romanos 6 : 14, 16-18, 23

14     Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

16     ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis; ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?

17     Mas a Dios gracias, que aunque fuisteis esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

23     Porque la paga del pecado [es] muerte; mas el don de Dios [es] vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

8. Judas : 24, 25

24     Y a Aquél que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,

25     al único sabio Dios Salvador nuestro, [sea] gloria y majestad, dominio y potestad, ahora y siempre. Amén.



Ciencia y Salud


1. 327 : 12-13 (to 2nd .)

El camino para escapar de las miserias del pecado es cesar de pecar. No hay otro caminno.

2. 291 : 28-32

Ningún juicio final espera a los mortales, pues el día del juicio de la sabiduría viene a toda hora y continuamente, el juicio por el cual el hombre mortal es despojado de todo error material. En cuanto al error espiritual, no hay tal.

3. 311 : 9-13 (to 2nd .)

Todo pecado es de la carne. No puede ser espiritual. El pecado existe aquí o en el más allá sólo mientras perdure la ilusión de que hay mente en la materia. Es una consciencia de pecado, y no un alma pecaminosa, lo que se pierde. El mal es destruido por la consciencia de bien.

4. 188 : 4-10

La creencia de pecado, la cual se ha hecho terrible en fuerza e influencia, es al comienzo un error inconsciente —un pensamiento en embrión sin motivo; pero después gobierna al tal llamado hombre. Pasiones, apetitos depravados, improbidad, envidia, odio y venganza maduran y se vuelven acciones, sólo para pasar de la vergüenza y la angustia a su castigo final.

5. 5 : 3-21, 29-14

El remordimiento por haber obrado mal no es sino un paso hacia la enmienda, y el más fácil de todos. El próximo y gran paso que exige la sabiduría es la prueba de nuestra sinceridad —a saber, la reforma. Con ese fin se nos pone bajo el peso de las circunstancias. La tentación nos incita a repetir la falta, y el pesar viene como resultado de lo que hemos hecho. Así será siempre, hasta que aprendamos que no hay descuento en la ley de la justicia, y que tenemos que pagar hasta "el último cuadrante". Con la medida que medís "os volverán a medir", y estará llena "y rebosando". Santos y pecadores reciben su plena retribución, pero no siempre en este mundo. Los seguidores de Cristo bebieron de su copa. La ingratitud y persecución la llenaron hasta el borde; empero Dios derrama las riquezas de Su amor en el entendimiento y los afectos, dándonos fuerzas según nuestros días. Los pecadores florecen "como laurel verde"; pero, mirando más lejos, el Salmista pudo ver su fin —la destrucción del pecado por medio del sufrimiento. Un apóstol dice que el Hijo de Dios [Cristo] vino para "deshacer las obras del diablo". Debiéramos seguir a nuestro Modelo divino y procurar la destrucción de todas las obras malas, incluso errores y enfermedades. No podemos evadir la pena que corresponde al pecado. Las Escrituras dicen que si negamos a Cristo, "él también nos negará". El Amor divino corrige y gobierna al hombre. Los hombres pueden perdonar, pero sólo ese Principio divino reforma al pecador. Dios no está separado de la sabiduría que confiere. Tenemos que aprovechar los talentos que Él nos da. Suplicarle que perdone nuestro trabajo mal hecho o que dejamos de hacer, implica la vana suposición de que nada tenemos que hacer sino pedir perdón y que después quedaremos libres para repetir la ofensa. Causar sufrimiento como consecuencia del pecado es el medio de destruir el pecado. Todo supuesto placer en el pecado proporcionará más de su equivalente en dolor, hasta que la creencia en la vida material y en el pecado sea destruida.

6. 11 : 1 (Without)-11

Sin el castigo, el pecado se multiplicaría. La oración de Jesús: "Perdónanos nuestras deudas" especificó también las condiciones del perdón. Cuando perdonó a la mujer adúltera, le dijo: "Vete, y no peques más". A veces un magistrado condona la pena; pero eso puede que no sea un beneficio moral para el criminal y, a lo sumo, sólo salva al criminal de una clase de castigo. La ley moral, que tiene el derecho de absolver o condenar, siempre exige restitución antes que los mortales puedan subir "más arriba". La violación de la ley trae consigo la pena para obligarnos a ese progreso.

7. 19 : 17-28

Toda angustia de arrepentimiento y sufrimiento, todo esfuerzo por reformarnos, todo pensamiento bueno y obra buena, nos ayudarán a comprender la expiación de Jesús por el pecado, y contribuirán a su eficacia; pero si el pecador continúa orando y arrepintiéndose, pecando y apenándose, participa poco de la reconciliación —de la unión con Dios— porque le falta el arrepentimiento práctico que reforma al corazón y capacita al hombre para hacer la voluntad de la sabiduría. Quienes no pueden demostrar, por lo menos en cierta medida, el Principio divino de las enseñanzas y de la práctica de nuestro Maestro, no tienen parte en Dios. Si vivimos en desobediencia a Él, no debiéramos sentir seguridad, aunque Dios sea bueno.

8. 39 : 31-2

¿Quién cesará de pecar mientras crea en los placeres del pecado? Una vez que los mortales admiten que el mal no confiere placer, se apartan de él. Expulsad el error del pensamiento, y su efecto no aparecerá.

9. 339 : 11-19

El pecador no puede sentirse alentado por el hecho de que la Ciencia demuestra la irrealidad del mal, porque el pecador quisiera hacer una realidad del pecado —quisiera hacer real lo que es irreal, acumulando así "ira para el día de la ira". Se hace cómplice de una conspiración contra sí mismo —contra su propio despertar que lo haría darse cuenta de la terrible irrealidad que lo ha engañado. Sólo quienes se arrepienten del pecado y abandonan lo irreal pueden comprender cabalmente la irrealidad del mal.

10. 203 : 25-30

El llamado pecador es un suicida. El pecado mata al pecador y seguirá matándole mientras peque. La espuma y el frenesí del mal vivir y las muertes medrosas y tristes debieran desaparecer de las riberas del tiempo; entonces las olas del pecado, de la pena y de la muerte batirían en vano.

11. 407 : 17-20

Cuando el esclavo de deseos erróneos aprenda las lecciones de la Ciencia Cristiana, dominará esos deseos y ascenderá un tanto en la escala de la salud, la felicidad y la existencia.

12. 329 : 26 (If)-31

Si los hombres comprendieran que su verdadero origen espiritual es todo bienaventuranza, lucharían por tener acceso a lo espiritual y estarían en paz; pero cuanto más profundo sea el error en que esté sumergida la mente mortal, tanto más intensa será la oposición a la espiritualidad, hasta que el error se someta a la Verdad.

13. 281 : 20-24

Cuando nos despojamos del concepto falso a cambio del verdadero y vemos que el pecado y la mortalidad no tienen ni Principio ni permanencia, comprendemos que el pecado y la mortalidad están sin origen real o existencia legítima.

14. 339 : 1 (The)-4

La destrucción del pecado es el método divino de perdonar. La Vida divina destruye a la muerte, la Verdad destruye al error y el Amor destruye al odio. Cuando el pecado es destruido no necesita otra forma de perdón.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Los tres deberes diarios

como se dan en el Manual de iglesia por Mary Baker Eddy

La Oración Diaria.

Será deber de cada miembro de esta Iglesia orar diariamente: "Venga Tu reino"; haz que el reino de la Verdad, la Vida y el Amor divinos se establezca en mí, y quita de mí todo pecado; ¡y que Tu Palabra fecunde los afectos de toda la humanidad, y los gobierne!

Una Regla para Móviles y Actos

Ni la animadversión ni el mero afecto personal deben impulsar los móviles o actos de los miembros de La Iglesia Madre. En la Ciencia, sólo el Amor divino gobierna al hombre, y el Científico Cristiano refleja la dulce amenidad del Amor al reprender el pecado, al expresar verdadera confraternidad, caridad y perdón. Los miembros de esta Iglesia deben velar y orar diariamente para ser liberados de todo mal, de profetizar, juzgar, condenar, aconsejar, influir o ser influidos erróneamente.

Alerta al Deber

Será deber de todo miembro de esta Iglesia defenderse a diario de toda sugestión mental agresiva, y no dejarse inducir a olvido o negligencia en cuanto a su deber para con Dios, para con su Guía y para con la humanidad. Por sus obras será juzgado, — y justificado o condenado.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████