Domingo 25 De Noviembre De 2018 |

Domingo 25 De Noviembre De 2018



Tema — Alma Y Cuerpo

Texto De Oro : Salmos 34 : 22



Jehová redime el alma de sus siervos; y no serán desolados cuantos en Él confían.




PDF Download:


Audio:

Also available on YouTube or SoundCloud

████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Lectura Alternada: Jeremias 18 : 1-6


1     La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehová, diciendo:

2     Levántate, y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras.

3     Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él hacía una obra sobre la rueda.

4     Y el vaso de barro que él hacía se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de él otro vaso, según al alfarero le pareció mejor hacerlo.

5     Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

6     ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel, dice Jehová? He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así [sois] vosotros en mi mano, oh casa de Israel.



Leccion Sermon



La Biblia


1. Salmos 84 : 1, 2, 4 (to .), 5, 10

1     ¡Cuán amables [son] tus moradas, oh Jehová de los ejércitos!

2     Anhela mi alma, y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.

4     Bienaventurados los que habitan en tu casa; perpetuamente te alabarán.

5     Bienaventurado el hombre que tiene su fortaleza en ti; en cuyo corazón [están] tus caminos.

10     Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos: Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad.

2. Salmos 139 : 13, 14

13     Porque tú formaste mis riñones; me cubriste en el vientre de mi madre.

14     Te alabaré, porque formidable y maravillosamente me formaste; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien.

3. Salmos 103 : 1, 2

1     Bendice, alma mía a Jehová; y bendiga todo mi ser su santo nombre.

2     Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.

4. Juan 11 : 1, 3, 4, 11 (Our)-15, 21, 23, 25 (I am), 38-44

1     Estaba entonces enfermo uno [llamado] Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.

3     Enviaron, pues, sus hermanas a Él, diciendo: Señor, he aquí el que amas está enfermo.

4     Y oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

11     …… Nuestro amigo Lázaro duerme; mas yo voy a despertarle del sueño.

12     Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sano estará.

13     Pero esto decía Jesús de su muerte; y ellos pensaban que hablaba del reposar del sueño.

14     Y entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto;

15     y me alegro por vosotros, que yo no haya estado allí, para que creáis; mas vamos a él.

21     Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

23     Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.

25     ….. Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

38     Y Jesús, conmoviéndose otra vez en sí mismo, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima.

39     Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.

40     Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

41     Entonces quitaron la piedra de donde el muerto había sido puesto: Y Jesús alzando [sus] ojos, dijo: Padre, gracias te doy que me has oído.

42     Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la gente que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.

43     Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!

44     Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas; y su rostro estaba envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

5. I Corintios 6 : 19, 20

19     ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo [que está] en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

20     Porque comprados sois por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

6. I Corintios 15 : 45, 47-57

45     Y así está escrito: El primer hombre Adán fue hecho un alma viviente; el postrer Adán, un espíritu vivificante.

47     El primer hombre, [es] de la tierra, terrenal; el segundo hombre [que es] el Señor, es del cielo.

48     Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

49     Y así como hemos llevado la imagen del terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.

50     Mas esto digo, hermanos; que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción.

51     He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados.

52     En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

53     Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

54     Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.

55     ¿Dónde [está], oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56 El aguijón de la muerte [es] el pecado, y el poder del pecado es la ley. 57 Mas gracias [sean] dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

7. Galatas 5 : 16-18

16     Digo, pues: Andad en el Espíritu; y no satisfagáis la concupiscencia de la carne.

17     Porque la carne codicia contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no podáis hacer lo que quisiereis.

18     Mas si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

8. I Tesalonicenses 5 : 23

23     Y el mismo Dios de paz os santifique enteramente; y que todo vuestro espíritu y alma y cuerpo sean guardados irreprensibles para la venida de nuestro Señor Jesucristo.



Ciencia y Salud


1. 120 : 4-6

El Alma, o Espíritu, es Dios, inmutable y eterna; y el hombre coexiste con el Alma, Dios, y la refleja, porque el hombre es imagen de Dios.

2. 114 : 23-29

La Ciencia Cristiana explica que toda causa y todo efecto son mentales, no físicos. Levanta del Alma y del cuerpo el velo de misterio. Muestra la relación científica del hombre con Dios, desenreda las ambigüedades entrelazadas de la existencia y libera al pensamiento aprisionado. En la Ciencia divina, el universo, incluso el hombre, es espiritual, armonioso y eterno.

3. 335 : 16 (Soul)-24

Siendo el Alma y el Espíritu uno, Dios y el Alma son uno, y ese uno jamás está encerrado en una mente limitada o en un cuerpo limitado. El Espíritu es eterno, divino. Nada sino el Espíritu, Alma, puede producir Vida, porque el Espíritu es más que todo lo demás. Puesto que el Alma es inmortal, no existe en la mortalidad. El Alma tiene que ser incorpórea para ser Espíritu, pues el Espíritu no es finito. Sólo perdiendo el concepto falso acerca del Alma podemos lograr la revelación eterna de la Vida como inmortalidad sacada a luz.

4. 477 : 19-26

Pregunta. — ¿Qué son el cuerpo y el Alma?

Respuesta. — La identidad es el reflejo del Espíritu, el reflejo en formas múltiples y variadas del Principio viviente, el Amor. El Alma es la sustancia, Vida e inteligencia del hombre, que está individualizada, pero no en la materia. El Alma jamás puede reflejar nada que sea inferior al Espíritu. El hombre es la expresión del Alma.

5. 467 : 17-23

La Ciencia revela que el Espíritu, o Alma, no está en el cuerpo y que Dios no está en el hombre, sino que es reflejado por el hombre. Lo mayor no puede estar en lo menor. La creencia que lo mayor pueda estar en lo menor es un error que hace mal. Un punto primordial de la Ciencia del Alma es que el Principio no está en su idea. El Espíritu, el Alma, no está encerrado en el hombre y jamás está en la materia.

6. 249 : 31-7

El hombre es el reflejo del Alma. Es el opuesto directo de la sensación material, y no existe sino un solo Ego. In currimos en error cuando dividimos el Alma en almas, multiplicamos la Mente en mentes y suponemos que el error es mente —después, que la mente está en la materia y que la materia es un legislador, que lo no inteligente puede actuar como inteligencia y que la mortalidad es la matriz de la inmortalidad. La existencia mortal es un sueño; la existencia mortal no tiene entidad verdadera, pero dice: "Yo soy".

7. 204 : 30-6

La creencia de que Dios vive en la materia es panteísta. El error que dice que el Alma está en el cuerpo, que la Mente está en la materia, y que el bien está en el mal, debe desdecir eso y dejar de hacer tales declaraciones; pues, de lo contrario, Dios le seguirá siendo ocultado a la humanidad, y los mortales pecarán sin saber que están pecando, se apoyarán en la materia en lugar de apoyarse en el Espíritu, tropezarán de cojera, se caerán de borrachera, se consumirán con enfermedades —todo por su ceguera, su falso concepto acerca de Dios y el hombre.

8. 309 : 24-26

La Ciencia del ser demuestra que es imposible que el Espíritu infinito o el Alma infinita esté en un cuerpo finito o que el hombre tenga una inteligencia separada de su Hacedor.

9. 310 : 8-17, 31-2

El alfarero no está en el barro; si estuviera, el barro tendría poder sobre el alfarero. Dios es Su propia Mente infinita y expresa todo. El día puede declinar y las sombras descender, pero la oscuridad se desvanece cuando la tierra ha dado otra vuelta sobre su eje. El sol no es afectado por la revolución de la tierra. Así revela la Ciencia que el Alma es Dios, jamás tocada por el pecado y la muerte —revela que es la Vida e inteligencia central, alrededor de la cual giran armoniosamente todas las cosas en los sistemas de la Mente. No hay crecimiento, madurez, ni decadencia en el Alma. Esos cambios son las mutaciones del sentido material, las nubes variantes de la creencia mortal, que ocultan a la verdad del ser.

10. 75 : 12-24

Jesús dijo de Lázaro: "Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle". Jesús restableció a Lázaro por comprender que Lázaro nunca había muerto, no por admitir que su cuerpo había muerto y luego vuelto a vivir. Si Jesús hubiera creído que Lázaro había vivido o muerto en su cuerpo, el Maestro hubiera estado en el mismo plano de creencia que aquellos que enterraron el cuerpo, y no hubiera podido resucitarlo. Cuando os podáis despertar a vosotros mismos o a otros de la creencia de que todos tienen que morir, podréis entonces ejercer el poder espiritual que tenía Jesús de reproducir la presencia de los que creyeron haber muerto — pero no de otro modo.

11. 223 : 2-6

Pablo dijo: "Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne". Tarde o temprano aprenderemos que las cadenas de la capacidad finita del hombre las forja la ilusión de que él vive en el cuerpo en lugar de en el Alma, en la materia en lugar de en el Espíritu.

12. 496 : 20-27

"El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley" —la ley de la creencia mortal, que lucha contra las realidades de la Vida inmortal, sí, contra la ley espiritual misma que dice: "¿Dónde

[está], oh sepulcro, tu victoria?" Pero "cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria".

13. 311 : 19-25

Mientras creamos que el alma puede pecar o que el Alma inmortal está en el cuerpo mortal, no podremos comprender jamás la Ciencia del ser. Cuando la humanidad comprenda esta Ciencia, será la ley de la Vida para el hombre —es decir, la ley superior del Alma, que prevalece sobre el sentido material mediante la armonía y la inmortalidad.

14. 337 : 2 (man)-10

…. El hombre, reflejando a Dios, no puede perder su individualidad; pero como sensación material, o alma en el cuerpo, los ciegos mortales sí pierden de vista la individualidad espiritual. La personalidad material no es realidad; no es el reflejo o semejanza del Espíritu, el Dios perfecto. El sensualismo no es felicidad, sino esclavitud. Para ser verdaderamente feliz, el hombre debe armonizar con su Principio, el Amor divino; el Hijo debe estar de acuerdo con el Padre, en conformidad con Cristo.

15. 381 : 12-15

Las Llamadas leyes de la creencia mortal se destruyen cuando se comprende que el Alma es inmortal y que la mente mortal no puede decretar leyes en cuanto a los tiempos, los períodos o las clases de enfermedades de que mueren los mortales.

16. 310 : 18 only

El Alma es inmutable.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Los tres deberes diarios

como se dan en el Manual de iglesia por Mary Baker Eddy

La Oración Diaria.

Será deber de cada miembro de esta Iglesia orar diariamente: "Venga Tu reino"; haz que el reino de la Verdad, la Vida y el Amor divinos se establezca en mí, y quita de mí todo pecado; ¡y que Tu Palabra fecunde los afectos de toda la humanidad, y los gobierne!

Una Regla para Móviles y Actos

Ni la animadversión ni el mero afecto personal deben impulsar los móviles o actos de los miembros de La Iglesia Madre. En la Ciencia, sólo el Amor divino gobierna al hombre, y el Científico Cristiano refleja la dulce amenidad del Amor al reprender el pecado, al expresar verdadera confraternidad, caridad y perdón. Los miembros de esta Iglesia deben velar y orar diariamente para ser liberados de todo mal, de profetizar, juzgar, condenar, aconsejar, influir o ser influidos erróneamente.

Alerta al Deber

Será deber de todo miembro de esta Iglesia defenderse a diario de toda sugestión mental agresiva, y no dejarse inducir a olvido o negligencia en cuanto a su deber para con Dios, para con su Guía y para con la humanidad. Por sus obras será juzgado, — y justificado o condenado.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████