Domingo 23 De Diciembre De 2018 |

Domingo 23 De Diciembre De 2018



Tema — ¿Evolucionó El Universo, Incluso El Hombre , Mediante Fuerza Atómica?

Texto De Oro : Mateo 1 : 23



He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emmanuel, que interpretado es: Dios con nosotros




PDF Download:


Audio:

Also available on YouTube or SoundCloud

████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Lectura Alternada: Mateo 2 : 2; Isaias 9 : 6, 7; Isaias 11 : 2, 4, 6


2     - su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle

6     Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado será sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

7     Lo dilatado de [su] imperio y de su paz no [tendrá] límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

2     Y reposará sobre Él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.

4     juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra;

6     Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará



Leccion Sermon



La Biblia


1. Isaias 9 : 2

2     El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.

2. Lucas 1 : 26-38, 46-49

26     Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,

27     a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen [era] María.

28     Y entrando el ángel a donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.

29     Y cuando ella le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería ésta.

30     Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.

31     Y he aquí, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.

32     Éste será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre;

33     y reinará sobre la casa de Jacob por siempre; y de su reino no habrá fin.

34     Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón.

35     Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también lo Santo que de ti nacerá, será llamado el Hijo de Dios.

36     Y he aquí tu prima Elisabet, la que llamaban estéril, ella también ha concebido hijo en su vejez; y éste es el sexto mes para ella;

37     Porque con Dios nada será imposible.

38     Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase a mí conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de ella.

46     Entonces María dijo: Mi alma engrandece al Señor;

47     Y mi espíritu se regocijó en Dios mi Salvador,

48     porque ha mirado la bajeza de su sierva; y he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.

49     Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; y santo es su nombre.

3. Lucas 2 : 1, 3-14, 40

1     Y aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.

3     E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.

4     Y José también subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;

5     para ser empadronado con María su esposa, desposada con él, la cual estaba a punto de dar a luz.

6     Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

8     Y había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

9     Y he aquí, el ángel del Señor vino sobre ellos, y la gloria del Señor los cercó de resplandor; y tuvieron gran temor.

10     Mas el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:

11     Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.

12     Y esto os será por señal; hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

13     Y repentinamente fue con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14     Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres.

40     Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu, lleno de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre Él.

4. Mateo 9 : 35

35     Y recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y todo achaque en el pueblo.

5. Mateo 14 : 14-21, 35, 36

14     Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.

15     Y cuando fue la tarde, sus discípulos vinieron a Él, diciendo: Éste es un lugar desierto, y la hora es ya pasada; despide a la multitud para que vayan a las aldeas y compren para sí de comer.

16     Mas Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer.

17     Y ellos le dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces.

18     Y Él les dijo: Traédmelos acá.

19     Entonces mandó a la multitud recostarse sobre la hierba, y tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo; y partió y dio los panes a [sus] discípulos, y los discípulos a la multitud.

20     Y comieron todos, y se saciaron; y de los pedazos que sobraron, alzaron doce canastos llenos.

21     Y los que comieron eran como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

35     Y cuando le reconocieron los hombres de aquel lugar, enviaron por toda aquella tierra alrededor, y trajeron a Él todos los enfermos,

36     y le rogaban que les dejase tocar tan sólo el borde de su manto; y todos los que le tocaban, quedaban sanos.

6. El Apocalipsis 22-16

16     Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, y la estrella resplandeciente de la mañana.



Ciencia y Salud


1. vii : 1-12

PARA los que se apoyan en el infinito sostenedor, el día de hoy está lleno de bendiciones. El pastor vigilante ve los primeros tenues rayos del alba, antes de que llegue el pleno resplandor de un nuevo día. Así brilló la pálida estrella a los pastores profetas; mas atravesó la noche, y llegó donde, en la oscuridad de una cuna humilde, se hallaba el niño de Belén, el heraldo humano del Cristo, la Verdad, quien había de aclarar al entendimiento oscurecido el camino de la salvación mediante Cristo Jesús, hasta que a través de una noche de error alborearan los rayos de la mañana y brillara la estrella guiadora del ser. Los Magos fueron guiados a contemplar y a seguir ese lucero matutino de la Ciencia divina, que ilumina el camino hacia la armonía eterna.

2. 95 : 23-27

Guiados por una estrella solitaria en medio de la oscuridad, los Magos de antaño predijeron el mesiazgo de la Verdad. ¿Se le cree al sabio de hoy, cuando ve la luz que anuncia el amanecer eterno del Cristo y describe su fulgor?

3. 29 : 14-8

Quienes están instruidos en la Ciencia Cristiana han alcanzado la gloriosa percepción de que Dios es el único autor del hombre. La Virgen-madre concibió esa idea de Dios y le dio a su ideal el nombre de Jesús —es decir, Josué, o Salvador.

La iluminación del sentido espiritual de María silenció la ley material y su sistema de generación, y dio a luz a su hijo por la revelación de la Verdad, demostrando que Dios es el Padre de los hombres. El Espíritu Santo, o Espíritu divino, cubrió con su sombra el sentido puro de la Virgen-madre, dándole el pleno reconocimiento de que el ser es Espíritu. El Cristo siempre moró como una idea en el seno de Dios, el Principio divino del hombre Jesús, y la mujer percibió esta idea espiritual, aunque al principio tenuemente desarrollada.

El hombre como linaje de Dios, como idea del Espíritu, es la evidencia inmortal de que el Espíritu es armonioso y el hombre es eterno. Jesús procedió de la autoconsciente comunión de María con Dios. De ahí que él pudo dar una idea más espiritual de la vida que otros hombres y demostrar la Ciencia del Amor —su Padre o Principio divino.

Habiendo nacido Jesús de una mujer, su advenimiento en la carne participó, en cierto grado, de las condiciones terrenales de María, aunque estaba dotado del Cristo, el Espíritu divino, sin medida.

4. 332 : 26-32

María le concibió espiritualmente, pues sólo la pureza podía reflejar la Verdad y el Amor, que estaban tan evidentemente encarnados en el bueno y puro Cristo Jesús. Él expresó el modelo más elevado de la divinidad que forma carnal alguna podía expresar en aquella época. El elemento carnal no puede penetrar en el hombre real e ideal.

5. 170 : 22-16

La causalidad espiritual es la única cuestión a considerar, pues, más que ninguna otra, la causalidad espiritual se relaciona con el progreso humano. Nuestra época parece dispuesta a abordar ese tema, a reflexionar un tanto sobre la supremacía del Espíritu y, por lo menos, tocar el borde del manto de la Verdad.

La descripción del hombre como meramente físico o como material y espiritual a la vez —pero en todo caso dependiente de su organismo físico— es la caja de Pandora, de la cual han salido todos los males, especialmente la pérdida de la esperanza. La materia, la cual se apropia del poder divino y pretende ser un creador, es una ficción en la cual el paganismo y la lujuria han sido aprobados por la sociedad a tal grado que la humanidad se ha contagiado moralmente de ellos.

Discerniendo el opuesto espiritual de la materialidad, o sea, el camino mediante Cristo, la Verdad, el hombre reabrirá con la llave de la Ciencia divina las puertas del Paraíso, que las creencias humanas han cerrado, y se encontrará no como hombre caído, sino erguido, puro y libre, que no tiene que consultar almanaques para enterarse de las probabilidades de su vida o del tiempo, que no tiene que estudiar el cerebro para saber hasta qué punto es realmente hombre.

El dominio de la Mente sobre el universo, incluso el hombre, ya no es una cuestión discutible, sino Ciencia demostrable.

Jesús ilustró el Principio divino y el poder de la Mente inmortal sanando la enfermedad y el pecado y destruyendo los fundamentos de la muerte.

6. 315 : 21-7

El origen y la comprensión espirituales de Jesús le capacitaron para demostrar las realidades del ser —para probar de manera irrefutable cómo la Verdad espiritual destruye al error material, sana a la enfermedad y vence a la muerte. La concepción divina de Jesús señaló hacia esa verdad y presentó una ilustración de la creación. La historia de Jesús demuestra que él fue más espiritual que ninguna otra de las personalidades terrenales.

Teniendo en parte una figura humana (esto es, según parecía a la vista mortal), habiendo sido concebido por una madre humana, Jesús fue el mediador entre el Espíritu y la carne, entre la Verdad y el error. Al explicar y demos trar el camino de la Ciencia divina, vino a ser el camino de salvación para todos los que aceptaban su palabra. Los mortales pueden aprender de él a liberarse del mal. Estando el hombre real unido a su Hacedor por medio de la Ciencia, los mortales sólo tienen que apartarse del pecado y perder de vista la entidad mortal, para encontrar al Cristo, al hombre verdadero y su relación con Dios, y para reconocer la filiación divina.

7. 286 : 12-15

Desde el comienzo hasta el fin, la causalidad física fue rechazada por ese hombre original, Jesús. Él sabía que el Principio divino, el Amor, crea y gobierna todo lo que es real.

8. 273 : 24-28

Jesús anduvo sobre las olas, alimentó a las multitudes, sanó a los enfermos y resucitó a los muertos en directa oposición a las leyes materiales. Sus actos eran la demostración de la Ciencia, venciendo las falsas pretensiones de los sentidos o leyes materiales.

9. 547 : 28-8

El pensamiento inspirado renuncia a una teoría material, sensual y mortal del universo y adopta la espiritual e inmortal.

Es esa percepción espiritual de las Escrituras lo que saca a la humanidad de la enfermedad y la muerte e inspira fe. "El Espíritu y la Esposa dicen: ¡Ven!... y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente". La Ciencia Cristiana separa al error de la verdad e infunde a las páginas sagradas con el sentido espiritual de la vida, la sustancia y la inteligencia. En esta Ciencia descubrimos al hombre a imagen y semejanza de Dios. Vemos que el hombre nunca ha perdido su estado espiritual y su eterna armonía.

10. 109 : 24-27

Cuando una nueva idea espiritual es traída a la tierra, la palabra profética de Isaías se cumple nuevamente: "Un niño nos es nacido,... y se llamará su nombre Admirable".


████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Los tres deberes diarios

como se dan en el Manual de iglesia por Mary Baker Eddy

La Oración Diaria.

Será deber de cada miembro de esta Iglesia orar diariamente: "Venga Tu reino"; haz que el reino de la Verdad, la Vida y el Amor divinos se establezca en mí, y quita de mí todo pecado; ¡y que Tu Palabra fecunde los afectos de toda la humanidad, y los gobierne!

Una Regla para Móviles y Actos

Ni la animadversión ni el mero afecto personal deben impulsar los móviles o actos de los miembros de La Iglesia Madre. En la Ciencia, sólo el Amor divino gobierna al hombre, y el Científico Cristiano refleja la dulce amenidad del Amor al reprender el pecado, al expresar verdadera confraternidad, caridad y perdón. Los miembros de esta Iglesia deben velar y orar diariamente para ser liberados de todo mal, de profetizar, juzgar, condenar, aconsejar, influir o ser influidos erróneamente.

Alerta al Deber

Será deber de todo miembro de esta Iglesia defenderse a diario de toda sugestión mental agresiva, y no dejarse inducir a olvido o negligencia en cuanto a su deber para con Dios, para con su Guía y para con la humanidad. Por sus obras será juzgado, — y justificado o condenado.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████