Domingo 21 De Octubre De 2018 |

Domingo 21 De Octubre De 2018



Tema — Doctrina De La Expiacion

Texto De Oro : Proverbios 22 : 4



Riquezas, honra y vida [son] la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.




PDF Download:


Audio:

Also available on YouTube or SoundCloud

████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Lectura Alternada: Colosenses 3 : 1, 2, 12-17


1     Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

2     Poned vuestra mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

12     Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de longanimidad;

13     soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros. Si alguno tuviere queja contra otro, de la manera que Cristo os perdonó, así también [hacedlo] vosotros.

14     Y sobre todas estas cosas, [vestíos] de amor que es el vínculo de perfección.

15     Y la paz de Dios reine en vuestros corazones; a la que asimismo sois llamados en un cuerpo; y sed agradecidos.

16     La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros en toda sabiduría, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con salmos, e himnos, y cánticos espirituales, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor.

17     Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, [hacedlo] todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias al Dios y Padre por medio de Él.



Leccion Sermon



La Biblia


1. Santiago 4 : 8, 10

8     Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad vuestras manos; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

10     Humillaos delante del Señor, y Él os exaltará.

2. Miqueas 6 : 6, 8

6     ¿Con qué me presentaré delante de Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Vendré ante Él con holocaustos, con becerros de un año?

8     Oh hombre, Él te ha declarado lo que [es] bueno, y ¿qué pide Jehová de ti? Solamente hacer justicia, y amar misericordia, y caminar humildemente con tu Dios.

3. Mateo 20 : 17-28

17     Y subiendo Jesús a Jerusalén, tomó a sus doce discípulos aparte en el camino, y les dijo:

18     He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los príncipes de los sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; 19 y le entregarán a los gentiles para ser escarnecido, azotado, y crucificado, mas al tercer día resucitará.

20     Entonces vino a Él la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, adorándole y pidiéndole algo.

21     Y Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Concede que en tu reino se sienten estos mis dos hijos, el uno a tu mano derecha, y el otro a tu izquierda.

22     Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís: ¿Podéis beber la copa que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Ellos le dijeron: Podemos.

23     Y Él les dijo: A la verdad de mi copa beberéis, y seréis bautizados con el bautismo que yo soy bautizado, pero el sentaros a mi mano derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre.

24     Y oyéndolo los diez, se indignaron contra los dos hermanos.

25     Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los príncipes de los gentiles se enseñorean sobre ellos, y los que son grandes ejercen sobre ellos autoridad. 26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quisiere ser grande entre vosotros, sea vuestro servidor,

27     y el que quisiere ser el primero entre vosotros, sea vuestro servidor; 28 así como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

4. Mateo 26 : 19, 26-28

19     Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.

26     Y mientras comían, Jesús tomó el pan, y [lo] bendijo, y [lo] partió y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.

27     Y tomando la copa, habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;

28     porque esto es mi sangre del nuevo testamento, la cual es derramada por muchos para remisión de pecados.

5. Lucas 23 : 33-43

33     Y cuando llegaron al lugar que es llamado El Calvario, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.

34     Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y partiendo sus vestiduras, echaron suertes.

35     Y el pueblo estaba mirando; y también los príncipes con ellos se burlaban [de Él], diciendo: A otros salvó; sálvese a sí mismo, si Él es el Cristo, el escogido de Dios.

36     Y los soldados también le escarnecían, acercándose y presentándole vinagre, 37 y diciendo: Si tú eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo.

38     Y había también sobre Él un título escrito con letras griegas, y latinas, y hebreas: ÉSTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS.

39     Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros.

40     Y respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿No temes tú a Dios, aun estando en la misma condenación?

41     Y nosotros, a la verdad, justamente [padecemos]; porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas Éste ningún mal hizo.

42     Y dijo a Jesús: Señor, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

43     Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo: Hoy estarás conmigo en el paraíso.

6. Filipenses 2 : 5-9

5     Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús;

6     el cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación el ser igual a Dios; 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

8     y hallado en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

9     Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre;

7. Romanos 5 : 10, 11

10     Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo; mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

11     Y no sólo [esto], sino que también nos gloriamos en Dios por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.



Ciencia y Salud


1. 18 : 1-5

LA reconciliación es la ejemplificación de la unidad del hombre con Dios, por la cual el hombre refleja la Verdad, la Vida y el Amor divinos. Jesús de Nazaret enseñó y demostró la unidad del hombre con el Padre, y por eso le debemos homenaje eterno.

2. 23 : 1-5

Es posible que la sabiduría y el Amor exijan muchos sacrificios de nuestro yo para salvarnos del pecado. Un solo sacrificio, por grande que sea, no es suficiente para pagar la deuda del pecado. La reconciliación exige del pecador la constante inmolación de su yo.

3. 1 : 6-9

La oración, la vigilancia y el trabajo, combinados con la inmolación de sí mismo, son los medios misericordiosos de Dios para lograr todo lo que se ha hecho con éxito para la cristianización y la salud del género humano.

4. 45 : 6-21

Nuestro Maestro demostró cabal y finalmente la Ciencia divina en su victoria sobre la muerte y la tumba. La acción de Jesús tuvo por objeto iluminar a los hombres y salvar al mundo entero del pecado, la enfermedad y la muerte. Pablo escribe: "Si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte [aparente] de Su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida". Tres días después de su sepultura corporal habló con sus discípulos. Los perseguidores no habían logrado ocultar la Verdad y el Amor inmortales en un sepulcro.

¡Gloria a Dios y paz a los corazones que luchan! Cristo ha rodado la piedra de la puerta de la esperanza y fe humanas, y mediante la revelación y la demostración de la vida en Dios, las ha elevado a una posible unión con la idea espiritual del hombre y su Principio divino, el Amor.

5. 590 : 9-10

CORDERO DE DIOS. La idea espiritual del Amor; la inmolación de sí mismo; inocencia y pureza; sacrificio.

6. 24 : 27-12

La eficacia de la crucifixión descansó en el afecto y la bondad prácticos que ella demostró para bien de la humanidad. La verdad se había vivido entre los hombres; pero hasta que no vieron que capacitaba a su Maestro para triunfar sobre la tumba, sus propios discípulos no podían admitir que tal acontecimiento fuera posible. Después de la resurrección, hasta el incrédulo Tomás tuvo que admitir cuán completa fue la gran prueba de la Verdad y el Amor. La esencia espiritual de la sangre es el sacrificio. La eficacia de la ofrenda espiritual de Jesús es infinitamente mayor de lo que se puede expresar por nuestro concepto de sangre humana. La sangre material de Jesús no era más eficaz para limpiar del pecado cuando se derramó en el "madero maldito", que cuando corría por sus venas, al estar diariamente en los negocios de su Padre. Su carne y sangre verdaderas eran su Vida; y en verdad comen su carne y beben su sangre, los que participan de esa Vida divina.

7. 19 : 6-11, 17-28

Jesús ayudó a reconciliar al hombre con Dios dando al hombre un concepto más verdadero del Amor, el Principio divino de las enseñanzas de Jesús, y ese concepto más verdadero del Amor redime al hombre de la ley de la materia, del pecado y de la muerte, por la ley del Espíritu —la ley del Amor divino. Toda angustia de arrepentimiento y sufrimiento, todo esfuerzo por reformarnos, todo pensamiento bueno y obra buena, nos ayudarán a comprender la expiación de Jesús por el pecado, y contribuirán a su eficacia; pero si el pecador continúa orando y arrepintiéndose, pecando y apenándose, participa poco de la reconciliación —de la unión con Dios— porque le falta el arrepentimiento práctico que reforma al corazón y capacita al hombre para hacer la voluntad de la sabiduría. Quienes no pueden demostrar, por lo menos en cierta medida, el Principio divino de las enseñanzas y de la práctica de nuestro Maestro, no tienen parte en Dios. Si vivimos en desobediencia a Él, no debiéramos sentir seguridad, aunque Dios sea Bueno.

8. 30 : 26-3

Si hemos triunfado suficientemente sobre los errores del sentido material para permitir que el Alma mantenga el dominio, aborreceremos el pecado y lo reprobaremos bajo toda máscara. Sólo de ese modo podemos bendecir a nuestros enemigos, aunque éstos no interpreten así nuestras palabras. No podemos escoger por nosotros mismos, sino que tenemos que ocuparnos en nuestra salvación de la manera que lo enseñó Jesús. Con mansedumbre y poder, anunciaba el evangelio a los pobres. El orgullo y el temor son inadecuados para llevar el estandarte de la Verdad, y Dios jamás lo pondrá en tales manos.

9. 29 : 1-6

Los cristianos tienen que tomar las armas contra el error en casa y fuera de ella. Tienen que combatir el pecado en sí mismos y en los demás, y continuar esta milicia hasta que hayan acabado su carrera. Si guardan la fe, tendrán la corona de regocijo.

10. 34 : 29-9

¡Qué contraste entre la última cena de nuestro Señor y su último desayuno espiritual con sus discípulos en las radiantes horas matutinas, en aquella gozosa reunión sobre la playa del mar de Galilea! Su tris- teza se había convertido en gloria, y la aflicción de sus discípulos en arrepentimiento —sus corazones habían sido depurados y reprendido su orgullo. Convencidos de la infructuosidad de su labor en las tinieblas y despertados por la voz del Maestro, cambiaron sus métodos, se apartaron de las cosas materiales y echaron la red a la derecha. Percibiendo de nuevo a Cristo, la Verdad, en la playa del tiempo, pudieron elevarse un tanto sobre la sensibilidad mortal, o el entierro de la mente en la materia, a vida nueva como Espíritu.

11. 21 : 1-14

Si la Verdad está venciendo al error en tu conducta y conversación diarias, finalmente puedes decir: "He peleado la buena batalla... he guardado la fe", porque eres un hombre mejor. Eso significa tener nuestra parte en la unión con la Verdad y el Amor. Los cristianos no continúan laborando y orando en expectativa de que gracias a la bondad, el sufrimiento y el triunfo de otro, han de alcanzar la armonía y la recompensa de éste. Si el discípulo está progresando espiritualmente, está esforzándose por entrar. Se aparta constantemente del sentido material y mira hacia las cosas imperecederas del Espíritu. Si es sincero, será diligente desde el comienzo y ganará un poco cada día en la dirección correcta, hasta que al fin acabe su carrera con gozo.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Los tres deberes diarios

como se dan en el Manual de iglesia por Mary Baker Eddy

La Oración Diaria.

Será deber de cada miembro de esta Iglesia orar diariamente: "Venga Tu reino"; haz que el reino de la Verdad, la Vida y el Amor divinos se establezca en mí, y quita de mí todo pecado; ¡y que Tu Palabra fecunde los afectos de toda la humanidad, y los gobierne!

Una Regla para Móviles y Actos

Ni la animadversión ni el mero afecto personal deben impulsar los móviles o actos de los miembros de La Iglesia Madre. En la Ciencia, sólo el Amor divino gobierna al hombre, y el Científico Cristiano refleja la dulce amenidad del Amor al reprender el pecado, al expresar verdadera confraternidad, caridad y perdón. Los miembros de esta Iglesia deben velar y orar diariamente para ser liberados de todo mal, de profetizar, juzgar, condenar, aconsejar, influir o ser influidos erróneamente.

Alerta al Deber

Será deber de todo miembro de esta Iglesia defenderse a diario de toda sugestión mental agresiva, y no dejarse inducir a olvido o negligencia en cuanto a su deber para con Dios, para con su Guía y para con la humanidad. Por sus obras será juzgado, — y justificado o condenado.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████