Domingo 17 De Marzo De 2019 |

Domingo 17 De Marzo De 2019



Tema — La Sustancia

Texto De Oro : Salmos 85 : 12



Jehová dará también el bien; y nuestra tierra dará su fruto.




PDF Download:


Audio:

Also available on YouTube or SoundCloud

████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Lectura Alternada: Proverbios 8 : 1, 10, 11, 18-21


1     ¿No clama la sabiduría, y da su voz la inteligencia?

10     Recibid mi enseñanza, y no plata; y entendimiento antes que el oro escogido.

11     Porque mejor [es] la sabiduría que las piedras preciosas; y todas las cosas que se pueden desear, no son de comparar con ella.

18     Las riquezas y la honra [están] conmigo; riquezas duraderas, y justicia.

19     Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; y mi rédito mejor que la plata escogida.

20     Por vereda de justicia guiaré, por en medio de sendas de juicio;

21     Para hacer que los que me aman, hereden hacienda, y yo llenaré sus tesoros.



Leccion Sermon



La Biblia


1. Proverbios 3 : 9, 10

9     Honra a Jehová con tu sustancia, y con las primicias de todos tus frutos;

10     y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto.

2. I Reyes 17 : 1 (Elijah), 8-16

Elías tisbita, [que era] de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, delante del cual estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.

8     Y vino a él palabra de Jehová, diciendo:

9     Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y allí morarás: he aquí yo he mandado llí a una mujer viuda que te sustente.

10     Entonces él se levantó, y se fue a Sarepta. Y como llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que [estaba] allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano.

12     Y ella respondió: Vive Jehová Dios tuyo, que no tengo pan cocido; que solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una botija: y ahora recogía dos leños, para entrar y aderezarlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y muramos.

13     Y Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo.

14     Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La tinaja de la harina no escaseará, ni se disminuirá la botija del aceite, hasta aquel día que Jehová dará lluvia sobre la faz de la tierra.

15     Entonces ella fue, e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella y su casa, [muchos] días.

16     Y la tinaja de la harina no escaseó, ni menguó la botija del aceite, conforme a la palabra de Jehová que había dicho por Elías.

3. II Reyes 5 : 1, 10, 14-16, 20, 21 (to .), 22 (My), 23 (to 5th ,), 25-27

1     Naamán, general del ejército del rey de Siria, era un gran varón delante de su señor, y le tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvamento a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, [pero] leproso.

10     Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio.

14     Él entonces descendió, y se zambulló siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del varón de Dios; y su carne se volvió como la carne de un niño, y fue limpio.

15     Y volvió al varón de Dios, él y toda su compañía, y se puso delante de él, y dijo: He aquí ahora conozco que no [hay] Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te ruego que recibas algún presente de tu siervo.

16     Mas él dijo: Vive Jehová, delante del cual estoy, que no lo tomaré. E importunándole que tomase, él nunca quiso.

20     Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él, y tomaré de él alguna cosa.

21     Y siguió Giezi a Naamán;

22     …Mi señor me envía a decir: He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas, te ruego que les des un talento de plata y dos mudas de ropa.

23     Y Naamán dijo: Te ruego que tomes dos talentos. Y él le constriñó, y ató dos talentos de plata en dos sacos, con dos mudas de ropa,

25     Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde [vienes], Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte.

26     Él entonces le dijo: ¿No fue [contigo] mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Acaso [es] tiempo de tomar plata, de tomar ropa, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas?

27     Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tusimiente para siempre. Y salió de delante de él leproso, [blanco] como la nieve.

4. Mateo 6 : 19-21, 25 (to .), 32 (for your), 33

19     No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan.

20     Mas haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla, ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.

21     Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

25     Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer, o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir.

32     …,, vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

33     Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.



Ciencia y Salud


1. 468 : 16-24

Pregunta. — ¿Qué es sustancia?

Respuesta. — Sustancia es aquello que es eterno e incapaz e discordia y decadencia. La Verdad, la Vida y el

Amor son sustancia, como las Escrituras usan sa palabra en la Epístola a los Hebreos: "La erteza [sustancia*] de lo que se espera, la convicción de lo ue no se ve". El Espíritu, sinónimo de la Mente, el Alma Dios, es la única sustancia verdadera. El universo espiritual, ncluso el hombre individual, es una idea compuesta, ue refleja la sustancia divina del Espíritu.

2. 469 : 2-3

Lo que se llama materia es desconocido para el Espíritu, el cual incluye n sí mismo toda sustancia y es Vida eterna.

3. 278 : 28-3

Todo lo que denominamos pecado, enfermedad y muerte s creencia mortal. Definimos a la materia como error, orque ella es lo opuesto de la vida, sustancia inteligencia. La materia, con su mortalidad, o puede ser sustancial si el Espíritu es sustancial y eterno.

¿A cuál hemos de considerar sustancia —lo que yerra, ambia y muere, lo mudable y mortal, o lo infalible, inmutable inmortal?

4. 311 : 26-7

Los objetos percibidos por los sentidos físicos no tienen a realidad de la sustancia. Son únicamente lo que la creencia ortal los llama. La materia, el pecado y la mortalidad ierden toda supuesta consciencia o pretensión a vida existencia a medida que los mortales desechan un concepto also acerca de la vida, la sustancia y la inteligencia.

Pero el hombre espiritual y eterno no es afectado por esas ases de la mortalidad .

Cuán cierto es que todo lo que se aprende por medio de os sentidos materiales ha de perderse, porque esos llamados onocimientos son invertidos por las verdades spirituales del ser en la Ciencia. Aquello ue los sentidos materiales llaman intangible resulta ser ustancia. Lo que para los sentidos materiales parece ser ustancia, viene a ser nada, a medida que el sueño de los entidos se desvanece y aparece la realidad.

5. 458 : 32-8

El cristianismo hace que los hombres se vuelvan de odo natural de la materia al Espíritu, como la flor se uelve de la oscuridad a la luz. El hombre se apropia entonces e aquellas cosas que "ojo no vio, ni ído oyó". Pablo y Juan tuvieron una clara ercepción de que así como el hombre mortal o alcanza honores mundanos sino sacrificándose, de igual anera tiene que ganar las riquezas celestiales abandonando oda mundanalidad. Entonces ya no tendrá nada n común con los afectos, móviles y objetivos del mundano.

6. 252 : 15-23 (to .), 31-8

El falso testimonio del sentido material contrasta notablemente on el testimonio del Espíritu. El sentido material evanta su voz con la arrogancia de realidad y dice:

Soy enteramente fraudulento y nadie lo sabe. Puedo engañar, entir, cometer adulterio, robar, asesinar, y con isonjera villanía evito que se me descubra.

Teniendo propensiones animales, sentimientos ngañosos e intenciones solapadas, pienso hacer e mi corta vida un día de gala.

El Espíritu, dando testimonio opuesto, dice:

Yo soy el Espíritu. El hombre, cuyos sentidos son spirituales, es mi semejanza. Él refleja la comprensión infinita, orque Yo soy la Infinitud. La hermosura de la santidad, a perfección del ser, la gloria imperecedera —todas son Mías, porque Yo soy Dios.

Yo doy inmortalidad al hombre, porque Yo soy Verdad.

Incluyo e imparto toda felicidad, porque Yo soy Amor.

Doy vida sin comienzo ni fin, porque Yo soy Vida. Soy upremo y lo doy todo, porque Yo soy Mente. Soy la sustancia e todo, porque YO SOY EL QUE SOY.

7. 450 : 27-4

¿Quién que haya experimentado las peligrosas creencias e vida, sustancia e inteligencia separadas de Dios puede ecir que no hay error de creencia? Enterado e la pretensión del magnetismo animal, de que odo el mal se combina en la creencia de que ay vida, sustancia e inteligencia en la materia, en la electricidad, n la naturaleza animal y en la vida orgánica,

¿quién negará que esos son los errores que la Verdad tiene ue aniquilar y aniquilará? Los Científicos Cristianos tienen ue vivir bajo la presión constante del mandato apostólico e salir del mundo material y apartarse de él.

8. 239 : 5-10, 16-22

Si nos apartamos de la riqueza, la fama y las organizaciones ociales, que no pesan ni una pizca en la balanza de

Dios, obtendremos una visión más clara del Principio. Si disolvemos las camarillas, nivelamos a riqueza con la honradez, dejamos que el érito sea juzgado de acuerdo con la sabiduría, obtendremos na visión mejor de la humanidad

Para determinar nuestro progreso, debemos saber dónde onemos nuestros afectos y a quién reconocemos y obedecemos omo Dios. Si nos estamos sintiendo ás cerca del Amor divino, si nos es más amado más real, entonces la materia se está sometiendo al

Espíritu. Los objetivos que perseguimos y el espíritu que anifestamos, revelan nuestro punto de vista y muestran o que estamos ganando.

9. 518 : 15-21

Los ricos en espíritu ayudan a los obres en una gran hermandad, teniendo todos l mismo Principio, o Padre; y bendito es ese hombre que e la necesidad de su hermano y la satisface, procurando u propio bien beneficiando a otro. El Amor da a la dea espiritual más pequeña poder, inmortalidad y bondad, ue brillan a través de todo, como la flor brilla a ravés del capullo.

10. 21 : 9-14

Si el discípulo está progresando espiritualmente, está esforzándose or entrar. Se aparta constantemente del sentido aterial y mira hacia las cosas imperecederas del Espíritu. Si es sincero, será diligente desde el comienzo y anará un poco cada día en la dirección correcta, hasta ue al fin acabe su carrera con gozo.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Los tres deberes diarios

como se dan en el Manual de iglesia por Mary Baker Eddy

La Oración Diaria.

Será deber de cada miembro de esta Iglesia orar diariamente: "Venga Tu reino"; haz que el reino de la Verdad, la Vida y el Amor divinos se establezca en mí, y quita de mí todo pecado; ¡y que Tu Palabra fecunde los afectos de toda la humanidad, y los gobierne!

Una Regla para Móviles y Actos

Ni la animadversión ni el mero afecto personal deben impulsar los móviles o actos de los miembros de La Iglesia Madre. En la Ciencia, sólo el Amor divino gobierna al hombre, y el Científico Cristiano refleja la dulce amenidad del Amor al reprender el pecado, al expresar verdadera confraternidad, caridad y perdón. Los miembros de esta Iglesia deben velar y orar diariamente para ser liberados de todo mal, de profetizar, juzgar, condenar, aconsejar, influir o ser influidos erróneamente.

Alerta al Deber

Será deber de todo miembro de esta Iglesia defenderse a diario de toda sugestión mental agresiva, y no dejarse inducir a olvido o negligencia en cuanto a su deber para con Dios, para con su Guía y para con la humanidad. Por sus obras será juzgado, — y justificado o condenado.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████