Domingo 1 De Julio De 2018 |

Domingo 1 De Julio De 2018



Tema — Dios

Texto De Oro : Malaquías 2 : 10



¿No tenemos todos un mismo padre?




PDF Download:


Audio:

Also available on YouTube or SoundCloud

████████████████████████████████████████████████████████████████████████


Lectura Alternada: Lucas 11: 9 - 13; Mateo 6:6


9     Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

10     Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

11     ¿Y quién de vosotros, siendo padre, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?

12     ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

13     Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

6     Mas tú, cuando ores, entra en tu alcoba, y cerrada tu puerta ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará en público.



Leccion Sermon



La Biblia


1. Isaías 64: 8

8     Ahora pues, Jehová, tú [eres] nuestro Padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos [somos] todos nosotros.

2. Salmos 68: 5, 6( to 2nd ;)

5     Padre de huérfanos y defensor de viudas, es Dios en su santa morada:

6     Dios hace habitar en familia a los solitarios; Él saca a los aprisionados con grillos;

3. Salmos 27: 10

10     Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá.

4. Ezequiel 34:11 -13(to 2nd ,), 14 – 16(to 1st .), 28

11     Porque así dice Jehová el Señor: He aquí, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré.

12     Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad.

13     Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; y las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel por las riberas,

14     En buenos pastos las apacentaré, y [en] los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en delicados pastos serán apacentadas sobre los montes de Israel.

15     Yo apacentaré mis ovejas, y yo les haré descansar, dice Jehová el Señor.

16     Yo buscaré la perdida, y haré volver la descarriada, y vendaré la perniquebrada, y fortaleceré a la enferma. Mas destruiré a la engordada y a la fuerte.

28     Y no serán más por presa a las naciones, ni las fieras de la tierra los devorarán; sino que habitarán seguros, y no habrá quien [los] espante.

5. Mateo 23: 1, 2(to 1st :), 9

1     Entonces habló Jesús a la multitud y a sus discípulos,

2     diciendo:

9     Y no llaméis vuestro padre a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en el cielo.

6. Mateo 18 :2 – 5, 11 -14

2     Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos,

3     y dijo: De cierto os digo: Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

4     Cualquiera, pues, que se humillare como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.

5     Y cualquiera que recibiere en mi nombre a un niño como éste, a mí me recibe.

11     Porque el Hijo del Hombre vino a salvar lo que se había perdido.

12     ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se ha descarriado?

13     Y si acontece que la halla, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron.

14     Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en el cielo, que se pierda uno de estos pequeñitos.

7. Mateo 10 : 29 – 31

29     ¿No se venden dos pajarillos por un cuadrante? Y ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.

30     Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados.

31     Así que, no temáis; de más estima sois vosotros que muchos pajarillos.

8. Lucas 15 : 11-24(to 1st .)

11     Y dijo: Un hombre tenía dos hijos;

12     y el menor de ellos dijo a [su] padre: Padre, dame la parte de los bienes que [me] pertenece. Y [él] les repartió [sus] bienes.

13     Y no muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, partió lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

14     Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

15     Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase puercos.

16     Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los puercos; mas nadie le daba.

17     Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

18     Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti;

19     ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.

20     Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, su padre lo vio, y fue movido a misericordia; y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

21     Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo, y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.

22     Pero el padre dijo a sus siervos: Traed la mejor vestidura, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en [sus] pies;

23     y traed el becerro grueso y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;

24     porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

9. II Corintios 1: 3

3     Bendito [sea] el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de misericordias, y el Dios de toda consolación,

10. Efesios 4: 4-6

4     Un cuerpo, y un Espíritu, como sois también llamados en una misma esperanza de vuestro llamamiento.

5     Un Señor, una fe, un bautismo,

6     un Dios y Padre de todos, el cual [es] sobre todo, y por todo, y en todos vosotros.

11. Efesios 5: 1, 10

1     Sed, pues, seguidores de Dios como hijos amados;

10     aprobando lo que es agradable al Señor,



Ciencia y Salud


1. 586 : 9-10

Padre. La Vida eterna; la Mente única; el Principio divino, comúnmente llamado Dios.

2. 582 : 28-29

Niños. Los pensamientos y representantes espirituales de la Vida, la Verdad y el Amor.

3. 332 : 4(Padre)-8

Padre-Madre es el nombre para la Deidad, que indica Su tierna relación con Su creación espiritual. Como el apóstol lo expresó con aprobación, citando las palabras de un poeta clásico: “Porque linaje Suyo somos”.

4. 63 : 5-11

En la Ciencia el hombre es linaje del Espíritu. Lo bello, lo bueno y lo puro constituyen su ascendencia. Su origen no está, como el de los mortales, en el instinto bruto, ni pasa él por condiciones materiales antes de alcanzar la inteligencia. El Espíritu es su fuente primitiva y última del ser; Dios es su Padre, y la Vida es la ley de su ser.

5. 548 : 5-8

En esta Ciencia, descubrimos al hombre a la imagen y semejanza de Dios. Vemos que el hombre nunca ha perdido su estado espiritual y su eterna armonía.

6. 31: 4-11

Jesús no reconoció ningún vínculo con la carne. Dijo: “No llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos”. Otra vez preguntó: “¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos?”, dando a entender que lo son aquellos que hacen la voluntad de su Padre. No tenemos ningún registro de que llamara a hombre alguno por el nombre de padre. Reconocía al Espíritu, Dios, como el único creador, y por tanto, el Padre de todos.

7. 256 : 5-8, 13-23

Todas las cosas son creadas espiritualmente. La Mente, no la materia, es la creadora. El Amor, el Principio divino, es el Padre y la Madre del universo, incluyendo el hombre.

El eterno Yo soy no está restringido ni comprimido dentro de los límites estrechos de la humanidad física, ni puede ser Él comprendido correctamente por medio de conceptos mortales. La forma precisa de Dios debe ser de poca importancia en comparación con la pregunta sublime: ¿Qué es la Mente infinita o el Amor divino?

¿Quién es el que exige nuestra obediencia? Aquel que, en el lenguaje de las Escrituras, “hace según Su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga Su mano, y Le diga: ¿Qué haces?”

8. 519 :10(la ciencia) -21

…la Ciencia revela la infinitud y la paternidad y maternidad del Amor. La capacidad humana es lenta para discernir y comprender la creación de Dios y el poder y la presencia divinos que la acompañan, demostrando su origen espiritual. Los mortales jamás pueden conocer lo infinito, hasta que no se despojan del viejo hombre y alcanzan la imagen y semejanza espirituales. ¡Qué puede sondar la infinitud! ¿Cómo hemos de declarar a Dios, hasta que, en el lenguaje del apóstol, “todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”?

9. 7 : 23-26

Dios no es influenciado por el hombre. El “oído divino” no es un nervio auditivo. Es la Mente que todo lo oye y todo lo sabe, para quien cada necesidad del hombre es siempre conocida y por quien será satisfecha.

10. 14 : 31-9

“Cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. Así habló Jesús. El aposento simboliza el santuario del Espíritu, cuya puerta se cierra al sentido pecaminoso mas deja entrar la Verdad, la Vida y el Amor. Cerrada para el error, está abierta para la Verdad, y viceversa. El Padre en secreto es invisible a los sentidos físicos, pero Él sabe todas las cosas y recompensa según los motivos, no según el discurso.

11. 102 : 9-11

Sólo hay una atracción real, la del Espíritu. La aguja que apunta hacia el polo simboliza este poder que todo lo abarca o la atracción de Dios, la Mente divina.

12. 536: 11-16

Si se perdieran la gravitación y la atracción espirituales del hombre hacia el Padre único, en quien “vivimos, y nos movemos, y tenemos nuestro ser”*, y si el hombre fuera gobernado por la corporalidad en vez de por el Principio divino, por el cuerpo en vez de por el Alma, el hombre sería aniquilado.

13. 470: 21-31

Dios es el creador del hombre, y al permanecer perfecto el Principio divino del hombre, la idea divina o reflejo, el hombre, permanece perfecto. El hombre es la expresión del ser de Dios. Si hubo alguna vez un momento en que el hombre no expresó la perfección divina, entonces hubo un momento en que el hombre no expresó a Dios, y por consiguiente, un tiempo en que la Deidad estuvo inexpresada, es decir, sin entidad. Si el hombre ha perdido la perfección, entonces ha perdido su Principio perfecto, la Mente divina. Si el hombre alguna vez existió sin este Principio perfecto o Mente, entonces la existencia del hombre fue un mito.

14. 282: 28-31

Todo lo que indica la caída del hombre, o lo opuesto de Dios o la ausencia de Dios, es el sueño-Adán, que no es ni Mente ni hombre, pues no fue engendrado por el Padre.

15. 258: 26-30

Puesto que el hombre jamás nace y jamás muere, le sería imposible, bajo el gobierno de Dios en la Ciencia eterna, caer de su estado elevado.

16. 322: 26-30

Las dolorosas experiencias de la creencia en la supuesta vida de la materia, así como nuestros desengaños e incesantes angustias, nos hacen volver cual niños cansados a los brazos del Amor divino. Entonces empezamos a conocer la Vida en la Ciencia divina.

17. 323: 32-6

La disposición de llegar a ser como un niño y dejar lo viejo por lo nuevo, torna el pensamiento receptivo a la idea avanzada. La alegría de abandonar las falsas señales del camino y el regocijo al verlas desaparecer, esta es la disposición que ayuda a acelerar la armonía final. La purificación del sentido y del yo es una prueba de progreso. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”.

18. 469: 30-5

Con un único Padre, o sea, Dios, todos en la familia humana serían hermanos; y con una única Mente, y siendo esa Dios, o el bien, la hermandad del hombre consistiría en Amor y Verdad, y tendría la unidad del Principio y el poder espiritual que constituyen la Ciencia divina.

19. 470: 32-5

Las relaciones de Dios y el hombre, el Principio divino y la idea, son indestructibles en la Ciencia; y la Ciencia no conoce ninguna interrupción de la armonía ni retorno a ella, sino que mantiene que el orden divino o la ley espiritual, en el cual Dios y todo lo que Él crea son perfectos y eternos, ha permanecido inalterado en su historia eterna.


████████████████████████████████████████████████████████████████████████