31 de julio de 2018 |

31 de julio de 2018

Dios no se cansa ni se envejece, porque no puede haber agotamiento, deterioro, ineptitud o falta en la Mente.

by