1 De Agosto De 2019 |

1 De Agosto De 2019

El hombre, a semejanza de Dios, no puede envejecer más de lo que Dios puede envejecer. El equilibrio del hombre, lucidez y la capacidad para conocer y hacer el bien son las herencias divinas, que nunca pueden desgastarse.

by