Punto de Vigilancia |

Punto de Vigilancia

From 500 Puntos De Vigilancia by




Click here to play the audio as you read:



60 — VIGILE no sea que la sal pierda su sabor o que se esfuerce por expresar a la humanidad sin haber establecido la base o la divinidad de la cual la humanidad es la expresión externa, o intente ser absoluto sin ninguna aplicación a la necesidad humana. Ciencia y salud dice “La divinidad de Cristo se manifestó en la humanidad de Jesús”. La ciencia divina se expresa en la ciencia cristiana.

Si la humanidad o la sal llegan a ocupar el primer lugar en su pensamiento, puede soltar la divinidad y convertirse en sal. Si busca la divinidad sin expresarla en la humanidad, la sal pierde su sabor.

El efecto de la divinidad aplicada a la humanidad es darle un sabor a la vida mientras sana y bendice al hombre. Sin embargo, dado que el destino de todo lo que es humano es la destrucción final, no debemos hacer que la salazón sea nuestro objetivo. Podemos estar agradecidos por cada mejoría en el ser humano sin hacer de él un dios. La idolatría está poniendo el efecto por delante de la causa, buscando la salud del cuerpo, por ejemplo, más que la espiritualización del pensamiento o el conocimiento de Dios. Quien adora el efecto pone algo por delante de Dios en su procesión, cuando Dios siempre debe guiar y todos los demás lo siguen según Mateo 6:33.

Cuando uno no puede expresar la divinidad en la humanidad, con amorosa ayuda, compasión, desinterés y auto sacrificio por los demás, la sal pierde su sabor, ya que la sal le da gusto a la vida siempre que sea la expresión correcta de la divinidad.

El llamado Científico absoluto, si viera a un hombre mojarse bajo la lluvia, declararía: No importa; el sol brilla sobre las nubes. El estudiante que busca expresar la humanidad le daría al hombre un paraguas para usar hasta que terminara la tormenta. Entonces estaría listo para la enseñanza absoluta que le mostraría que, incluso mientras estaba lloviendo y había nubes oscuras, el sol no se veía afectado por ellas, sino que continuaba brillando.