Caminos Que Son Vanos |

Caminos Que Son Vanos

de Escritos Miscelaneos por


Haz clic aquí para escuchar el audio mientras lees:


Algunos individuos entretienen la nocion de que la curacion por la Mente en la Ciencia Cristiana deberia ser hipocrita, y solo denunciar el error en general, no diciendo nada en particular del error que esta maldiciendo a la humanidad: estos son los insistentes en una falsa paz conveniente, colando mosquitos y tragando camellos, son muy cobardes y demasiado ignorantes o malvados para revelar el mal desapercibido por los individuos y la sociedad, y se excusan negando que ese mal existe. Esta erronea manera de esconder el pecado con el proposito de mantener la armonia ha dado licencia al mal, permitiendole primero estar latente y oculto y luego romper en llama devoradora.

Todo lo que el error pide es que lo dejen solo; aun como en los tiempos de Jesus los espiritus gritaban: “Dejanos solos, que tenemos nosotros que ver contigo?

El magnetismo animal en sus pasos ascendentes hacia el mal seduce a sus víctimas por medio de razonamientos invisibles y silenciosos; invirtiendo los modos del bien con silenciosas y sutiles atracciones contra la salud y la santidad, impulsa a la mente mortal a pensar en forma errada e incita a cometer actos ajenos a las inclinaciones naturales. Las victimas pierden su individualidad y se prestan como instrumentos voluntarios dispuestos a llevar a cabo los designios de sus peores enemigos, aun aquellos que inducen a su propia destrucción. El magnetismo animal fomenta desconfianza sospechosa donde debia haber honor, temor donde el valor debia ser mas fuerte, una creencia de seguridad donde esta el mayor peligro; y estas mentiras miserables, vertidas constantemente en su mente, la consumen y confunden, dañando la disposicion de ese individuo, disminuyendo su salud, y sellando su ruina, a menos que la causa del daño sea descubierta y destruida.

El magnetismo animal adormece a otras mentes y la victima esta en un estado de semi-individualidad con una niebla mental que no admite cultivo intelectual o crecimiento espiritual. El estado provocado por esta secreta influencia maligna es una especie de intoxicacion en la cual la victima es guiada a creer y hacer lo que, de otro modo, nunca pensaría o haria voluntariamente.

Este metodo intricado de magnetismo animal es la esencia o espiritu del mal que embriaga a la humanidad. En esta era esta tomando el lugar de mas antiguos y mas abiertos pecados y otras formas de intoxicación. Para exponer la causa y los efectos de esta influencia maligna será necesaria una lucha más dura de la que se ha necesitado para abatir los efectos malignos del alcohol. El hábito del alcohol es el uso de formas de la materia más elevadas con las cuales hacer mal, mientras que el magnetismo animal es la forma mas elevada del mal mental con la cual se completa la suma total del pecado.

Esta pregunta se formula frecuentemente: ¿por qué hay tanta división entre los que practican la curación mental? Contestamos: porque no practican en estricto acuerdo con las ensenanzas de la curacion por la Mente en la Ciencia Cristiana, si hicieran esto habría unidad de acción siendo como los discípulos de antaño, “unánimes en un mismo lugar”, recibirían un flujo espiritual imposible bajo otras condiciones, y asi reconocerian y resistirian el magnetismo animal que los está engañando y descarriando.

El practicista mental mal intencionado, al interferir con los derechos de la Mente, destruye el verdadero sentido de la Ciencia y pierde su propio poder para sanar, trata de compensarse por su propia pérdida impidiendo por todos los medios concebibles el éxito de los demás. Verán que este practicista dice que el magnetismo animal jamás lo molesta, pero que Mary Baker Eddy enseña el magnetismo animal; y dice esto para ocultar su crimen de mala práctica mental, para avanzar con sus designios inescrupulosos.

Los frutos naturales de la curación por la Mente en la Ciencia Cristiana son la armonía, el amor fraternal, y el crecimiento y la actividad espiritual. El propósito malicioso del poder mental pervertido, o magnetismo animal, es paralizar el bien y dar actividad al mal. Origina parcialidad y engendra envidia y odio, pero como la actividad no es de ninguna manera un derecho del mal ni de sus emisarios, no deberían ser alentados a actuar. Debido a que esta época está maldecida por un enemigo del bienestar humano, rencoroso y al acecho, aquellos que son los más verdaderos amigos de la humanidad y conscientes de su deseo de hacer lo justo y de vivir una vida pura y cristiana, deberían ser más celosos en hacer el bien y estar más alertas y vigilantes, entonces tendrán éxito en la misma medida y obtendrán gloriosos resultados.

A menos que nuestros ojos sean abiertos a las modalidades de la mala práctica mental, que opera en forma tan sutil que equivocadamente tomamos sus sugestiones como si fueran los impulsos de nuestro propio pensamiento, la víctima se dejará ir a la deriva en la dirección equivocada sin saberlo. Esten siempre en guardia contra este enemigo, vigilen sus pensamientos, y vean si ellos conducen hacia Dios y hacia la armonía con Sus verdaderos seguidores. Guarden y fortalezcan su propia ciudadela más fuertemente, así llegarán a ser más sabios y mejores por cada ataque de su enemigo, y la Regla de Oro no se oxidará por falta de uso ni será mal interpretada por la influencia adversa del magnetismo animal.