El Salmo Noventa y Uno |

El Salmo Noventa y Uno

por


Salvación en fidelidad a Dios

La Sra. Eddy dijo una vez que el Salmo 91 sanaría cualquier cosa. Contiene un poder de curación poderoso que ha bendecido y ayudado a la gente a través de los siglos.

Aquí a continuación el texto de ese Salmo con una interpretación espiritual:

El que habita al abrigo del Altísimo:

El que ama tanto a Dios, que está dispuesto a dejar atrás todo conocimiento falso y confianzas materiales, y entrar en el lugar secreto de Dios, donde él está solo con su Creador y compromete cada uno de sus pensamientos a Dios. Morará bajo la sombra del Omnipotente:

El que así confía su camino a Dios, vive bajo la protección del Todopoderoso, completamente eclipsado por Su amor y poder protector. Nada puede tocarle sino el bien.

Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mí Dios en quien confiaré:

Yo declararé, que el Dios Todopoderoso es mi refugio tranquilo y gran protección. Por lo tanto, habito en seguridad absoluta. Permaneciendo en ese lugar donde he renunciado a toda ambición y deseo terrenal, solo con mi Creador, yo activamente afirmaré esta Verdad de verdades.

Él te librara del lazo del cazado:

Ciertamente Él me librará de cualquier trampa que la mente mortal me tendería.

De la peste destructora:

Y de la cosa que parece tan terrible, que trataría de perturbar y paralizar mi pensamiento.

Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro;

Cubierto por la calidez y protección absoluta de Dios, estoy tan protegido como el pajarito en su nido; tranquilizado por la Maternidad de Dios, y descansando en la suavidad y paz del Amor Divino. Esta es una ilustración hermosa de la manera que Dios nos mantiene, cuando nos volvemos a Él con todos nuestros corazones.

Escudo y adarga es su verdad:

La Verdad de Dios es mi escudo y defensa completa, no importa lo qué el error puede reclamar falsamente. La Verdad es una protección incuestionable aquí, rodeándome con Amor.

No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya:

Ningún pensamiento temeroso vendrá a mí por la noche, porque Dios da un descanso tranquilo. El día también está en las manos de Dios, y el error no puede enviar hacia mí sus flechas impotentes. No hay tal cosa como pestilencia en la oscuridad o destrucción en el mediodía. Dios ha desvanecido estas mentiras para siempre.

Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará:

Mi conciencia de la protección amorosa de Dios hace que todo error, sea una, o diez mil mentiras, caiga impotente a mis pies.

Ciertamente con sus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos:

Reconoceré que el mal no es nada. El mal nunca es una persona, y siempre se derrota y se destruye a sí mismo. La percepción espiritual reconoce este hecho.

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por su habitación: No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada:

Porque me he vuelto a Dios con todo mi corazón y he elegido caminar con el Cristo, nada de una naturaleza malvada puede llegar a mí o acercarse a mi conciencia o lugar de morada espiritual.

Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos:

Sus poderosos, gloriosos, pensamientos de ángel están rodeándome aquí, en este momento, quitando todo miedo y preocupación. Cada detalle de mi vida está protegido por Dios.

En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra:

Estos pensamientos de ángel me levantan y más allá de cualquiera de los gritos falsos de la mente mortal. El mal y sus afirmaciones falsas no pueden hacerme tropezar o caer. Los pensamientos de ángel de Dios están ahora aquí, levantándome y sosteniéndome con el Amor Divino.

Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón:

Yo, con la autoridad y el dominio de Dios, pisaré sobre cualquier creencia maligna que se presente a mí. No importa qué forma tome el error, grande o pequeño, el es irreal e impotente.

(Dios habla ahora:)

Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre:

Porque Me has amado y obedecido, te libraré de toda sugerencia y condición maligna. No puedes ser oprimido o deprimido. Yo te levantaré en Espíritu, para percibir Mi gloria alrededor de todo.

Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia;

Porque has sido fiel, responderé de inmediato cuando pidas ayuda. Yo nunca te abandonaré, no importa cuáles sean las circunstancias.

Lo libraré y le glorificaré: Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación:

Usted tendrá una vida segura, prospera y larga. Tú entenderás y demostraras el significado de la salvación. (Ciencia y Salud 593: 21- “SALVACIÓN. La Vida, la Verdad y el Amor comprendidos y demostrados como supremos sobre todo; el pecado, la enfermedad y la muerte destruidos”.)