Cuerpo |

Cuerpo

by


Las llamadas cosas materiales nunca son entidades, o objetos con existencia propia. Son figuras o símbolos, que representan el verdadero valor de las ideas divinas, tal Como en matemáticas la figura o símbolo del numero "2" representa un valor inmutable, O en la música una nota o símbolo "do" significa en la misma una nota eterna.

Como estudiantes de la Ciencia Cristiana, entendemos que tantos estas cifras o Los símbolos que parecen constituir el hombre o el cuerpo del hombre constituyen el sentido falso o Una creencia educada para esa interpretación. Todo lo que constituye el cuerpo del hombre esta expresado en la Verdad. Son las Expresiones o formas de lo divino. En música o Matemáticas, utilizamos los símbolos o figuras, pero siempre las Consideramos como una verdad eternas o como las disposición de ideas divinas.

Entre los Científicos Cristianos Hay una lamentable falta de entendimiento con respecto a su cuerpo actual. Esta falta de comprensión de nuestro cuerpo nos impide mostrar mejores cuerpos. Si queremos sanar rápidamente y permanentemente como lo hizo Jesús, debemos entender a nuestro cuerpo actual tal como es este cuerpo. Y es esencial que practiquemos este entendimiento para dar al mundo el verdadero sentido del cuerpo que Jesús tenía.

A lo largo de los siglos, nuestro cuerpo actual se nos hizo aparente como materia, Y para mejorar nuestro cuerpo nos hemos esforzado para mejorar la materia sin importar la sustancia. Esto se ilustra claramente en la mujer de hoy. Mujer; siendo la mujer la que mayor sentido espiritual tiene de los llamados mortales, se esfuerza por mejorar su cuerpo humano para hacerlo más flexible, joven y hermoso. Al hacer esto, Aunque no entienda el principio implicado, ella está exhibiendo una Espiritualidad innata o una creencia mejorada. La Materialidad se ha reído de estos , Pero la mujer ha persistido, y está ganando en su deseo de Expresar la perfección de su pensamiento.

En la práctica de la Ciencia Cristiana pasamos mucho tiempo para obtener un Verdadero sentido del cuerpo. Con la revelación de la Ciencia Cristiana comenzamos a Considerar el cuerpo desde un punto de vista metafísico o desde un estado mental Algo iluminado por los hechos de la ciencia divina. Desde el punto de vista de la Metafísica, no negamos nuestro cuerpo porque parece ser material para nosotros, sino que nosotros negamos nuestro sentido humano, y material del cuerpo. Mantenemos nuestro cuerpo y nosotros, comprendemos y afirmamos que nuestro cuerpo es una verdad eterna, intacta aquí y ahora Como lo es en la Verdad — el cuerpo eterno, la encarnación eterna de las ideas divinas. La falsa apariencia del falso sentido material que llamamos cuerpo no es Cuerpo en absoluto, sino una inmediata y eterna concepción errónea del cuerpo. Cómo Muchos de nosotros estamos dispuestos a estar "ausentes" del limitado sentido material al que Llamamos el cuerpo, y estar "presente" con el verdadero sentido del cuerpo que es espiritual, Indoloro, armonioso, Mentalmente -gobernado y Mentalmente -sostenido.

La Ciencia Cristiana llegó a esta era para restaurarnos a nuestra legítima herencia — un sentido divino del cuerpo. La Ciencia Cristiana no le quita nada a nuestro cuerpo, Sino que nos da un sentido divino del cuerpo. Restaura nuestra herencia de Encarnación divina, el mismo sentido del cuerpo que Jesús tenía.

Es justo esperar que aquellos de nosotros que estudiamos arduamente y nos Aplicamos a las enseñanzas de la Ciencia Cristiana deberíamos mostrar los efectos de este esfuerzo exhibiendo cuerpos mejores — en alguna medida cuerpos exentos, de edad y decadencia. ¿Por qué somos tan lentos en mostrar mejores cuerpos? Es porque tratamos con el concepto erróneo de nuestro cuerpo presente — tratamos con las cifras o símbolos como si fueran cuerpo y no consideramos el verdadero carácter de cuerpo, “la encarnación de las ideas divinas”. No podemos demostrar un sentido del cuerpo porque no entendemos el cuerpo, tal como realmente es.

Para los sentidos de los discípulos el cuerpo de Jesús era material; Pero Jesús tenía La verdadera comprensión de su cuerpo. Él dijo: "El Espíritu no tiene carne ni huesos Como veis que tengo. "(Lucas 24:39). Jesús entendió que vivía en la Mente, o Alma, y ​​este entendimiento le dio carne y huesos que no eran Materiales, sino ideas divinas. Esta comprensión del cuerpo, como la encarnación de Las ideas divinas, permitió a Jesús demostrar la Verdad sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.

Consideremos por un tiempo algunos de los conceptos erróneos sobre nuestro

Cuerpo actual, que nos impide mostrar mejores cuerpos, y nos mantiene como Patrocinadores de este siglo XX, de dar al mundo el verdadero sentido del Cuerpo que Jesús tenía.

Hay un error casi universal de que el cuerpo gobierna la Mente. Esta idea errónea dice que si hay una experiencia inarmónica Como el dolor, el cansancio, la enfermedad, o el accidente que todos estas aparentes experiencias se originan en el cuerpo. Lo contrario es cierto. Sin embargo, es La última mentira que por su propio consentimiento "debe ceder a la Verdad." (S & H 152: 1).

Nuestro libro de texto nos informa que "el cuerpo material sólo manifiesta lo que es mortal. La mente cree, ya sea en un hueso roto, una enfermedad o un pecado "(S & H 402: 18). Una vez más dice: "El hombre piensa… Cuando está enfermo, que la enfermedad controla su cuerpo — Cualesquiera que sean las manifestaciones que vemos. Pero el hecho sigue siendo, en metafísica, que solo La mente del individuo puede producir un resultado sobre su cuerpo”. (Curación cristiana 6: 18-22). Y, puesto que no hay sino una única Mente, nuestra Mente, Entonces esta Mente gobierna nuestro cuerpo completamente y espiritualmente.

Otro concepto erróneo sobre nuestro cuerpo actual es que todas las funciones Tales como audición, visión, respiración, digestión, circulación y eliminación dependen de las formaciones u órganos que constituyen el cuerpo humano. Ahora bien, el hecho es que estos llamados órganos están aquí como ideas eternas e infinitas de la Mente o Alma. No son órganos, sino ideas infinitas, y Lo que parece ser la función de cada uno de estos órganos: comprender, ver, respirar, digerir, y la circulación y la eliminación no son operaciones de los llamados órganos, sino las operaciones conscientes de la Mente o de la Vida misma.

Pasemos de la concepción errónea sobre el cuerpo — vuelva de los números O símbolos a una verdadera estimación de nuestro cuerpo actual, y nuestro presente andará (cambiara) Todos creemos en estas verdades sobre nuestro cuerpo y sus así llamados Órganos y funciones, pero para muchos de nosotros, todavía su comprensión resulta remota. — Algo que se alcanzará conscientemente en algún momento futuro. Pero el hecho de que El cuerpo espiritual está aquí eternamente debe ser demostrado en nuestro día presente viviendo como el único cuerpo que existe aquí ahora.

Otro concepto erróneo de que debemos disipar de nuestra conciencia y por medio del trabajo metafísico es que nuestro cuerpo actual puede modificarse y manifestar la enfermedad. Nuestro llamado cuerpo material — su figura o símbolo — es solamente un estado de Creencia. El cuerpo, la encarnación de las ideas divinas, nunca forma enfermedad. El Cuerpo hace, no forma ni manifiesta nada en sí mismo. El cuerpo es para siempre correlativo con la Mente, y representa todo lo que esta siendo la Mente, consciente, activamente y eternamente.

Para que nuestro cuerpo experimente la enfermedad, la enfermedad tendría que ser un sentido una experiencia en la Mente o la Conciencia. Pero la Mente o la Conciencia es infinita Verdad, y este hecho excluye cualquier falsa creencia limitada de la experiencia de un cuerpo enfermo. La materia y la enfermedad nunca son condiciones; solamente Son estados de creencia Y la enfermedad es tanto un estado de creencia sobre nuestro cuerpo real y único como 2 + 2 = 5 siendo que realmente la salud es un estado de creencia sobre el hecho de que 2 + 2 = 4.

Debemos entender que la materialidad no radica en las cosas que Llamamos materiales. No hay cosas materiales. Lo que llamamos cosas materiales

En realidad se sabe que en la Ciencia Divina se traducen como ideas del Alma.

Todo lo que existe es pensamiento puro — el pensamiento de Dios o la Mente.

La materialidad que creemos estar viendo está enteramente en nosotros; Está totalmente en el observador. Nuestro falso sentido de educación entorpece nuestra visión de lo que se presenta. La tentación de creer que las cosas son lo que parecen ser, Se sugiere a la mentalidad de cada uno de nosotros. Jesús es registrado como diciendo,

"Velad y orad, para que no entréis en tentación" (Mateo 26:41).

No hay necesidad de vigilar y orar para ser protegidos de la tentación de

Creer que lo que surge en la conciencia es material. La tentación siempre

Presente para nosotros es aceptar lo que creemos que vemos, en la forma en que nuestra educación la define, en lugar de tratar con él como lo es en la Verdad.

Nunca debemos discutir con un paciente acerca de su así llamado cuerpo material como si fuera algo real y lleno de espacio; Pero debemos discutir

Contra su creencia o ilusión sobre el cuerpo. Su cuerpo es como es de hecho y universal. Llena todo el espacio, y no es en absoluto la forma en que parece ser. La falsa Apariencia a que aparece presente es la falsificación del único Cuerpo universal infinito siempre a mano. El cuerpo permanece eternamente como debe ser, pero Muchos de nosotros en nuestra práctica intentamos curar lo que es solamente una creencia.

Una vez que comprendamos lo que realmente es nuestro cuerpo actual no querríamos curarlo. No seriamos tentados a creer que nuestro único cuerpo actual Es tan solo la forma en que el sentido finito lo interpreta. No tendremos la tentación de negar la Omnipresencia del cuerpo de la Mente — la encarnación de las ideas divinas simplemente Porque nuestra falsa educación sobre tal creencia llama a lo que está a mano material y enfermo.

No tratemos nunca de librarnos de la enfermedad que parece estar presente en nuestro llamado cuerpo material. Liberémonos en cambio, de las falsas creencias y Agresivas sugerencias de que nuestro cuerpo actual es material y enfermo. Ahí No hay conexión entre el llamado cuerpo material y Dios, para que Dios Pueda curarlo. Para Dios, el todo llamado cuerpo material — la figura o símbolo — No existen. Dios se revela como un Cuerpo infinito divino universal, — la encarnación de Sí mismo y este cuerpo es entero y perfecto. El Cuerpo Es la inmediatez de la Mente y es totalmente espiritual.

No hay enfermedad para consumir, o para infectar, o para subsistir en el hombre o Cuerpo — la encarnación de la Mente divina. El hombre o el cuerpo — la encarnación de Las ideas divinas nunca es afectado por el miedo, la ansiedad o el desánimo, transmisión de pensamiento, o por cualquier otro concepto erróneo de la mente mortal. Como es El reflejo de la Vida eterna, o Omni-acción infinita, el hombre o el cuerpo esta eternamente Actuando y funcionando de acuerdo con la VIDA Dios.

Nuestro libro de texto dice, "Erradicar la imagen perturbada de la enfermedad antes de que tome forma tangible en el pensamiento consciente, alias el Cuerpo ". (S & H 400: 12). Y nuestro libro de texto también nos dice que Blondin Creía que podía caminar sobre la cuerda en el "abismo de agua de Niágara" que las fuerzas de de su pensamiento, llamadas músculos, le daban su flexibilidad y poder. (S & H 199: 25).

Por lo tanto, cuando nosotros como metafísicos decimos la palabra "cuerpo" no debemos Pensar en el cuerpo como material, sino como pensamiento consciente o fuerzas de pensamiento. Y Cuando deseamos mejorar nuestro cuerpo, mejoramos nuestro pensamiento.

Otra equivocación es que nuestro llamado cuerpo material es real y tangible. Desde un falso punto de vista material, nuestro cuerpo parece tangible y Sustancial para nosotros, pero a través de nuestros tratamientos, todos demostramos que nuestro llamado cuerpo material es ilusión solamente, y es intangible como materia. Desde el Sentido espiritual, siendo nuestro cuerpo material, tan sólo una creencia, es Absolutamente intangible.

Si nuestro cuerpo es tangible o intangible depende de nuestro Punto de vista — depende de si nuestra mente está iluminada o no Con la Verdad. Cuando estimamos nuestro cuerpo presente como el cuerpo eterno de la Mente o Alma, no importa cómo aparezca, entonces nuestro cuerpo presente es divino para nosotros. Nuestro cuerpo sigue siendo siempre el mismo; Lo que cambia es nuestro sentido del cuerpo.

Otro concepto erróneo que muchos de nosotros llevamos adelante es que nuestro cuerpo muere. Ahora, la Mente o Alma y su encarnación o cuerpo no pueden separarse Uno del otro mas que el sol y su luz se pudiere separar. El cuerpo es un fenómeno. Cuerpo o fenómenos es el Noúmeno de la Vida que se refleja en la existencia espiritual. Ya que el noúmeno de la vida no puede morir no hay un fenómeno llamado muerte. El Noúmeno Y los fenómenos son ser inseparables. No importa lo que los falsos sentidos nos digan. Nuestro cuerpo presente no puede morir más de lo que nuestra Mente o Alma presente puede morir.

El concepto erróneo de la mente mortal nos dice que nuestro cuerpo muere, pero si aceptamos esta mentira sobre nuestro cuerpo, no somos científicos cristianos. Invirtiendo esta idea errónea llamada muerte, llegamos al hecho del Ser, y aprendemos que nuestro cuerpo, siendo inseparable de la Mente o Vida, vive eternamente.

En los "Hechos de Juan" traducidos del griego, Juan le pregunta a Jesús, "Maestro, ¿hay algún cuerpo material?" Jesús respondió: "Los santos creyeron que sus cuerpos fueron hechos de arcilla, y por razón de tal creencia han sido traicionados hasta la muerte. "¿No estamos, en la creencia, siendo traicionado a muerte cuando creemos que nuestro cuerpo es materia y puede ser separado de la mente o de la vida?

La muerte no podría ocurrir, ni siquiera a nuestros sentidos materiales, si no fuera por el Sentido o la creencia falsa de que la Mente o Vida y su encarnación espiritual O el cuerpo puedan ser separado. Mente o cuerpo es una entidad inseparable existente eternamente.

Hay otro concepto erróneo frecuentemente sostenido por muchos científicos cristianos que dice que la mente mortal puede afectar el cuerpo. Uno afirma que una mente humana puede influir en otra y de esta manera afectar al cuerpo. Pero nuestra Guia nos dice "raramente recordamos que gobernamos nuestros propios cuerpos. (S & H 402: 21). Y en Escritos Misceláneos (83:12) "Nadie puede aceptar Sino con el consentimiento de su propia creencia. "

Por lo tanto, cuando aceptamos en nuestro pensamiento, el concepto erróneo de que el Pensamiento de otro puede afectar nuestro cuerpo a través de la transmisión del pensamiento, es la falsa creencia de la mente mortal que somos entretenidos. La mentira de la mente mortal es Ver y sentir sus propias imágenes de pensamiento, pero cree que estas imágenes son Formado en y del pensamiento de otro.

La función es verlo como un espejo. Nuestro cuerpo permite que nuestra mente vea sus propias imágenes de pensamiento y así corregirlas. La llamada Mente mortal, que a veces entretenemos como nuestro pensamiento, sería aniquilada tan fácilmente y tan rápidamente de nuestro cuerpo como quitamos la imagen del espejo, si no fuera que esta mente mortal que se interpone es un estado de autoengaño y nos infunde la creencia de que el problema está en su cuerpo, y que es su cuerpo quien debe ser sanado.

La negligencia mental de la mente mortal y sus agresivas sugerencias

Enredaría (nuestro) cuerpo y desfigurará la tabla de (nuestro) ser. (S & H 226: 26) Y luego te hipnotiza haciéndote creer que el cuerpo material está actuando en si mismo, por si mismo.

Muchas personas están tratando de sacar el problema del cuerpo tratándolo a través de la medicina o a través de la práctica metafísica en lugar de ir descubriendo en la mente las imágenes falsas del pensamiento y arrojándolas de allí. Cuando se elimina el pensamiento falso, nuestro cuerpo es nuestro cuerpo divino ya entero y perfecto.

Recordemos dos puntos. Primero, todo tiene su origen en la Mente, y es la inmediatez de la Mente. No recibimos nada del cuerpo Consciente o inconscientemente. La función de nuestro cuerpo es la Vida — la función del espejo, es decir, devolver a nuestra mente sus propias imágenes. En segundo lugar, vemos y Sentimos las cualidades y el contenido de nuestra propia Mente, y debemos ver estas Cualidades y contenidos, no según las falsas creencias de la educación, sino como de hecho son de la Verdad.

Jesús sacó su cuerpo de la tumba y más tarde apareció a sus discípulos a través de puertas cerradas. Jesús pudo hacer esto porque había trasladado nuevamente Su concepto material del cuerpo a la Mente universal. El cuerpo de Jesús estaba donde Su pensamiento lo deseaba. Y así trasladamos nuestro concepto de cuerpo a la Mente universal infinita; Nuestro cuerpo, siendo inmediato — con Mente, estará a nuestro servicio, tanto como la mesa de multiplicación está a nuestro servicio.

Jesús entendió su cuerpo como el lenguaje de la Mente — como Su conciente Comunión con la Mente. Y hoy, nuestra encarnación de ideas, nuestra conciente Comunión con la Mente, nos está dando perpetuamente la "belleza de la santidad, la Perfección del ser, gloria imperecedera "(S & H 253: 2-3). Este lenguaje de La mente es el cuerpo que Jesús tenía — el único cuerpo, el cuerpo que es nuestro cuerpo, eternamente.

"Cuando de los labios de la Verdad un aliento poderoso

Como un torbellino, se dispersará en su brisa

Todo el montón oscuro de burlas humanas;

Entonces comenzará el reinado de la Mente en la tierra,

Y comenzando fresco, como de un segundo nacimiento,

Hombre en la luz del sol de la nueva primavera del mundo,

Será transparente como una cosa sagrada.

(Misc. Wr 51: 22-28).

Mi verdadero yo es espiritual, la emanación de la Vida.