Lo que la Navidad significa para mi |

Lo que la Navidad significa para mi

por


Haz clic aquí para escuchar el audio mientras lees:


Para mí, la Navidad encierra un secreto a voces, comprendido por pocos — o por nadie — e inexpresable excepto en la Ciencia Cristiana. El Cristo no nació de la carne, el Cristo es la Verdad y la Vida nacidas de Dios, nacidas del Espíritu y no de la materia. Jesús, el Profeta de Galilea, nació de los pensamientos espirituales de la Virgen María acerca de la Vida y su manifestación.

Dios crea al hombre perfecto y eterno a Su propia imagen. Por lo tanto, el hombre es la imagen, idea o semejanza de la perfección, un ideal que no puede caer de su inherente unidad con el Amor divino, de su inmaculada pureza y de su perfección original. Observada por el sentido material, la Navidad conmemora el nacimiento de un niño mortal, material y humano, un niño nacido en un pesebre en medio de los rebaños y manadas de una aldea judía.

Este origen humilde del niño Jesús está muy lejos de mi sentido del Cristo eterno, la Verdad, que nunca ha nacido y nunca morirá. Yo celebro la Navidad con mi alma, mi sentido espiritual, y conmemoro así la entrada al entendimiento humano del Cristo concebido por el Espíritu, por Dios y no por una mujer, como el nacimiento de la Verdad, el amanecer del Amor divino irrumpiendo en la penumbra de la materia y el mal con la gloria del ser infinito.

Las doctrinas o hipótesis humanas o la vaga filosofía de los hombres ofrecen poco resplandor divino, presencia o poder deíficos. La Navidad me recuerda el gran regalo de Dios — Su idea espiritual, el hombre y el universo — un regalo que trasciende tanto la tradición mortal, material y sensual de hacer regalos, que la diversión, la ambición desenfrenada, la rivalidad y el ritual de nuestra Navidad tradicional parecen una parodia humana remedando la verdadera adoración que conmemora el advenimiento del Cristo.

Me gusta celebrar la Navidad en quietud, humildad, benevolencia, amor, dejando que la buena voluntad para con los hombres, el silencio elocuente, la oración y la alabanza expresen mi concepto del surgimiento de la Verdad.

El esplendor de esta natividad del Cristo revela infinitos significados y otorga múltiples bendiciones. Los regalos y diversiones materiales tienden a borrar la idea espiritual en la consciencia, dejándolo a uno solo y sin la gloria de Dios.