Los Cojos Caminan |

Los Cojos Caminan

Por el


….más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. (2 Corintios 5:8.)

Volved vuestra atención del cuerpo hacia la Verdad y el Amor, el Principio en que se basa toda felicidad, armonía y inmortalidad.

La Ciencia divina, superando las teorías físicas, excluye la materia, resuelve cosas en pensamientos y reemplaza los objetos del sentido material con ideas espírituales. (Ciencia y Salud, con clave de las escrituras.)

Cristo ha prometido a sus seguidores en todos los tiempos, que los que en él creen, también harán las obras que él hace. El mismo Cristo declaró: Yo soy la Verdad. Entonces esta promesa por lo visto signifíca que los que le entienden a él, la Verdad, y los que obran desde este principio de verdad, también harán las obras que él hace. Jesús además declaró que el conocimiento de la verdad haría libres a las personas de toda clase de error y maldad. Obviamente la dificultad para repetir las obras sanadoras de Jesús en este tiempo moderno es una cuestión de comprender y ejecutar la Verdad de Cristo.

Esta Verdad era demostrada y enseñada por Jesús en Galilea, y era comprendida y practicada por sus discípulos más cercanos y por sus seguidores durante los primeros dos o tres siglos. Después se perdió el conocimiento de la Verdad que hace posible la curación de los enfermos, y permaneció mayormente desconocido y sin usar, hasta que fue redescubierta por Mary Baker Eddy, la fundadora del movimiento de la Ciencia Cristiana, en el año 1866. Ella compartió y enseño su descubrimiento a muchos estudiantes, muchos de los cuales, por su enseñanza y por la lectura del libro de texto “Ciencia y Salud”, han aprendido una interpretación de la Biblia que les permitió en cierta medida cumplir con el mandamiento de Jesús: Predicad el Evangelio y sanad enfermos, como él lo hacía.

Como ejemplo de la veracidad de esto, el escritor mencionará un caso de curación, en el cual él pudo participar, y sabe lo que fue dicho y hecho para promover la curación, y si lo menciona en gran detalle, es para dar fe a los que recién comenzaron a estudiar la Ciencia Cristiana de la verdad del Principio y de las enseñanzas de esta ciencia, y para que algunos hagan sus propias demostraciones.

Una noche el escritor se encontraba hablando con un grupo de trabajadores reunidos en una habitación. Después de un rato, la conversación tocó el tema de la Ciencia Cristiana. Ellos hacían preguntas, las que el escritor contestaba lo mejor que podía. Algunas respuestas les parecían muy extrañas a los hombres. Un joven, sentado en una silla, con una muleta a ambos lados, dijo: Si lo que usted dice es verdad, entonces, ¿que de mi tobillo? El escritor preguntó: ¿Qué de tu tobillo?

Luego el joven comenzó a contar que hace casi un año, mientras el manipulaba pesados postes de teléfono, uno cayó sobre su tobillo y lo machacó terriblemente. Un cirujano sacó un montón de astillas de hueso, y fragmentos de ligamento, y vendó el tobillo. Otros pedacitos de hueso salían por la supuración durante las semanas siguientes. Luego la piel se cerró cubriendo la herida, pero era de color rojiza y de una textura anormal. El tobillo era atrofiado y permaneció tan doloroso que era imposible tocar el piso con el pie sin experimentar un terrible dolor. Esta condición había perseverado durante muchos meses, sin observar ninguna mejora; y el joven se vió obligado a caminar con dos muletas todo el tiempo desde el accidente. Los doctores aparentemente eran incapaces de hacer algo por él. Otros hombres del grupo, que estaban al tanto de la situación, confirmaban el relato. Luego de escuchar su historia, el escritor adaptó una linea de interrogación socrática, y llevó el joven a aceptar las siguientes afirmaciones, las que, como se verá, son logicamente relacionadas entre sí.

Dios es Espíritu. Dios es inteligenicia infinita, Amor infinito, y la Voluntad suprema. Inteligencia, afecto y voluntad son los rasgos de la Mente; y dado que Dios manifiesta todas estas cualidades en medida ilimitada, Él es Mente infinita; y la Mente infinita es Dios; y el Espíritu es Mente infinita, entonces estos son nombres intercambiables para la Deidad.

Dios es el Creador único, como enseña la Biblia. Luego la Mente infinita es el único creador. Pensándolo bien, nos damos cuenta de que las creaciones de la Mente deben ser inevitablemente mentales, o sea, son ideas. Por lo tanto, todo lo que ha sido creado por el unico creador está compuesto por ideas, que son verídicas, inmutables, eternas, y perfectas o armoniosas, según la naturaleza de la Mente divina, quien los hace existir por medio de Sus pensamientos. Las ideas pueden ser sencillos o compuestos. Vamos a explicar. La tabla de multiplicación es una idea compuesto, que consiste de varias otras ideas sencillas, como: 2×3=6, y: 4×5=20. Y etcetera. Algunas ideas que constituyen el universo real son ideas compuestas, y otras ideas son ideas sencillas que están incluidas en estas ideas compuestas.

Si tu eres algo, Dios te hizo; porque Dios hace todo lo que está hecho. Si Dios te hizo, entonces eres la creación de la Mente infinita, luego eres una idea de Dios, hecho en su imagen y semejanza, y no eres una hechura material, sin importar la apariencia. Tú eres la idea compuesta de Dios, y cada parte de tí, como lo conocemos, es una idea más sencilla, que está incluida en la idea compuesta que tú eres. Antes de proceder más a la explicación que queremos dar, para que ésta puede ser mejor apreciada, examinemos en detalle que es la esencia de una idea. Tomamos uno que nos es familiar, por ejemplo: 2×3=6. Nunca hubo un tiempo en el cual no era verídico, cuando no era un hecho o una realidad, que 2×3=6, y nunca jamás habrá un tiempo cuando esto no sea verídico o real. Entonces este idea es tan duradero como la eternidad, y es tan grande como el universo, igual que la Mente infinita creador, quien mandó que esta idea fuera real y verdadero. Comprenderás que esta idea no puede ser mejorada, porque ya es perfecto en su género; y no puede ser dañado, porque nada tiene poder sobre él, con excepción de Dios solamente, quien lo pensó en existencia. No puede ser destruido. Todos las ideas de Dios, todas Sus creaciones, son dotados con invariabilidad, indestructibilidad y perfección.

Puede usted imaginar que alguien sea capaz de cambiar la idea: 2×3=6? Podría alguien enterrarla? O encerrarla? O hacerla trizas? Podría un poste de teléfono caer sobre una idea y aplastarla? Evidentemente no, porque la idea 2×3=6 es eterna, y omnipresente, y no está hecha de materia, ni es sujeta a las fuerzas físicas. Se pueden hacer imagenes de esta idea con tiza en una pizarra, o con un lapicero en papel, pero la idea no está en estas imagenes y no está limitada por ellas, ni es controlada por ellas, aunque sí son utilizadas para expresar esta idea al hombre mortal. La idea es siempre la misma, sin importar lo que pasa con su símbolo.

Si tienes un tobillo, entonces Dios lo hizo, o sea, la Mente infinita lo inventó y la guarda como una idea imperecedera y verdadera, existente en esta Mente como una idea infinita y perfecta, sin forma definida, inalterable. No está hecha de materia, ni está en la materia. Por lo tanto, tu tobillo, el tobillo que Dios hizo, que es el único tobillo que existe, nunca estuvo debajo de un poste de teléfono, y nunca podía haber sido destrozado por uno. Lo que tú llamas tu tobillo es sino una representación irreal y material de la verdadera idea, un concepto equivocado. Ahora bien, si conocemos y declaramos la verdad sobre tu tobillo, este conocimiento de la verdad sobre tu tobillo destruirá la creencia de discordia, dolor y debilidad en relación con tu noción de lo que era tu tobillo. En otras palabras, el reconocimiento de la verdad y la declaración de la verdad harán que la falsa representación aparezca armoniosa en lugar de dañada. Te digo, el único tobillo que tienes, el tobillo que Dios pensó e hizo, la idea perfecta y divina, nunca estaba debajo un poste de teléfono y nunca ha estado aplastado. La falsa apariencia de lo que parece ser tu tobillo no posee realidad, ni poder para permanecer, porque no es nada mas que una creencia, una mentira de satanás. La Verdad de Dios tiene poder para corregir y destruir lo que no es verdad.

En menos de tres días, sin decir o hacer alguna cosa más, este joven colgó sus muletas, y comenzó a caminar con un bastón. El dolor y la debilidad habían casi desaparecido por completo. Después de otro rato también descartó su baston. Un par de semanas más tarde trabajaba como conductor de una tranvía, subiendo y bajando, y pasándose por en medio de la gente con tanta facilidad como si nunca hubiera ocurrido el accidente. En realidad, nunca ocurrió, aunque parecía que sí en la esfera de las creencias mortales. Pero nuestro Señor y Salvador dijo: No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.” Esto fue lo que hicimos en relación con el tobillo del joven.

Esta explicación puede parecer muy extraña para alguien que no está familiarizado con la Ciencia Cristiana. Cuando se dijo al joven que su tobillo era una idea perfecta e indestructible de Dios, se le dijo una verdad o una mentira? Pero esta declaración de la Verdad logró en unos días más por el joven que los médicos competentes, ayudados por las supuestas fuerzas sanadoras de la naturaleza, habían podido conseguir. Es una verdad que aclara la esencia de la realidad. El verdadero universo es una idea compuesta por innumerables ideas divinas y espirituales, que están eternamente equipadas de la armonía, perfección, hermosura y rectitud de su Creador. Cada uno que entiende esto, y mantenga la Verdad en su pensamientos, y lo declara cuando sea necesario, puede, según la claridad, el contenido y la calidad de su comprensión, concienciación y discernimiento, superar las discordias, enfermedades y problemas con las que se siente atormentado,y de esta manera también servir al prójimo.

Debiera entenderse a fondo que las ideas divinas, como corazón, tobillo, ojos y otros partes y órganos del cuerpo humano solamente son representaciones limitadas de la mente humana, porque como ideas ellas no tienen límites ni forma, y su verdadera y auténtica naturaleza y función en la Mente divina no se manifiesta aún, pero aparecerá cuando comprendamos mejor a Dios. El cuerpo espiritual es una colección o suma de todas las ideas divinas correctas, las que expresan a Dios en su totalidad. La enseñanza en este artículo no es un intento de espiritualizar el cuerpo humano, pero, como está escrito en la página 123 del libro “Ciencia y Salud” : La Ciencia divina, superando las teorías físicas, excluye la materia, resuelve cosas en pensamientos y reemplaza los objetos del sentido material con ideas espirituales.

La Ciencia Cristiana es puro metafísica, lo que quiere decir que está por encima y más allá de las ciencias naturales, o sea de lo que es visible y material. La Ciencia Cristiana no coincide en nada con el mundo físico y perceptible; pero a pesar de eso es verdad que cuando un estudiante acepta y estudia la Ciencia Cristiana como una ciencia mental y metafísica, y se basa firmemente en el punto de vista metafísico, podrá utilizar su conocimiento para producir cambios visibles en el supuesto ámbito material. Cuando hemos descubierto y aprendido como apoyarnos en este fundamento, en conformidad con el grado de nuestra comprensión metafísica incondicional, podemos remover apariencias corporales tales como enfermedades. Con una comprensión más completa y absoluta, podríamos producir incluso cambios más maravillosaos en el llamado reino físico. Jesús era el Maestro de la metafísica, y él no soalmente curaba enfermedades, pero cambió el agua en vino, multiplicaba panes y pescados, restauró la mano seca, daba visión a los ciegos y oído a los sordos y habla a los mudos, y hacía que los cojos caminaban. La sustancia, la esencia de todo, es la Mente divina creadora.

Del libro “Ciencia y Salud” puedo citar: Sustancia es aquello que es eterno e incapaz de discordia y decadencia.

No hay vida, verdad, inteligencia ni sustancia en la materia. Todo es Mente infinita y su manifestación infinita, porque Dios es Todo-en-todo.

Todo lo real procede de la Mente divina, o Espíritu. Todo lo falso, malo e irreal procede de la creencia mortal, y solamente allí parece existir.