El verdadero trabajo |

El verdadero trabajo

extractos de la Clase primaria 1936 por


La persona que no haya trabajado para la iglesia no se conoce a sí mismo. No hay nada tan disciplinado como el trabajo de la iglesia. El individuo tiene que aprender a disciplinarse, y esto debería ser evidente desde el principio. No hay nada que nos permita conocer los puntos débiles de nuestra propia persona como la experiencia de trabajar para la iglesia. (Página 137)

Lo que debemos hacer con este trabajo es mantener dentro de nosotros la idea que la iglesia maravillosa es la conciencia de la infinitud de Dios, Lo divino, el efecto infinito de la única causa.

La Comprensión divina me revela el principio y la idea de infinitud en cada experiencia. La Mente que es Dios, es la mente del hombre, mi mente, y la única Mente. Cualquiera que sea la duda o el miedo o la incertidumbre que asalta la conciencia, aquí está mi refugio y fortaleza -la única Mente infinita que hizo bien todas las cosas y las mantiene eternamente en su perfección . Sabiendo esto, lo que encuentro es que las cosas comienzan a moverse, para enderezarlas en la dirección correcta. …

Pero el verdadero trabajo se realiza en nuestra propia conciencia, donde yo sé lo que está pasando y nos aferramos a la verdad de que la única acción es divina y que tiene su lugar en Dios, que esta sostenido y mantenido por el Espíritu infinito, la presencia y sustancia divina e impulsada únicamente por el Amor. Esta Mente infinita incluye todo lugar y proporciona todo aquello que le es necesario para sus medios. Este es el Espíritu Santo. Trabajando desde el punto de vista de la Ciencia absoluta, conseguir la auto-sensación del camino por completo, cualquier manifestación de dificultad se disolverá con la idea de Iglesia. (pag . 129-130)