el noviembre 11 de 2016 |

el noviembre 11 de 2016

En la noche más profunda de angustia y tristeza, Dios nos da tanto para agradecer que nunca debemos cesar nuestro canto.

by