el mayo 26 de 2017 |

el mayo 26 de 2017

Dios nos ha colocado a todos en nuestra órbita y, como las estrellas, nos mantiene allí por Su poder. Uno no puede interferir con el otro, y ninguno puede caerse.

by